absolum - espacio de conocimiento para compartir
Arte Salud
Ecología Mística
Ciencia Antropología, historia...
Proyectos Otros temas

ARTE > OJO DE DIOS

Alex Grey
  Adolfo Schlosser  
  Andy Goldsworthy  
  Android Jones  
  Arte de Ganesha  
  Arte precolombino  
  Bandera de la Paz  
  Cantos Yoik  
  Cantares  
  Carey Thomson  
  Carlos Armiño  
  Clancy Cavnar  
  Claire Morgan  
  David Mateu  
  Dhira Lawrence  
  Ernst Fuchs  
  Escher  
  Estudio Portable  
  Formulación  
  Fred Weidmann  
  Ganesha Art  
  Gilbert Williams  
  Hamlet  
  Helena Nelson-Reed  
  Hundertwasser  
  Jacek Yerka  
  Jake Kotze  
  Janosh  
  Jarah Tree  
  Johfra  
  Joma Sipe  
  Jos de Mey  
  Kris Davidson  
  Krishna Art  
  Lima de Freitas  
  Luke Brown  
  MANDALAS de Absolum  
  Marc Ryden  
  Mark Henson  
  MARS1  
  Martina Hoffmann  
  Maurits Cornelis Escher  
  Nikol  
  Nikolai Roerich  
  Octavio Ocampo  
  Onironáutica  
  Oscar Reutersvärd  
  Pablo Amaringo  
  Paul Delvaux  
  Prerafaelitas  
  Remedios Varo  
  Roger Smith  
  Ron Mueck  
  Tatiana Plakhova  
Vicente Meavilla Segui

Laberintos

Herejías y herejes de nuestro tiempo


 

El Ojo de Dios

Obras de : Sofia & João
Fotografía: Diana Almeida




De la cultura huichol. Se comienza el ojo de Dios cuando nace el niño, y cada año se le da una vuelta.
Las artesanías son unos de los atractivos más importantes del estado, elaborados por los indígenas Coras y Huicholes originarios de Nayarit, habitan en las montañas de la Sierra Madre Occidental en los estados de Jalisco y Nayarit, llevando una vida similar a la de sus antepasados
Los huicholes tienen una larga historia y los arqueólogos sostienen que viven en las montañas desde hace cerca de dos mil años. Los españoles les han dado muchos nombres entre los que figuran los de Nayarita, Vitzúrita, Usilique, Guisol y Guisare.
Esa misma multiplicidad permite deducir que la étnia huichol se encontraba dividido en grupos numerosos que además admitían características propias y diferenciadas.
Con una enorme gama de creatividad y diseño, Coras y Huicholes son por decirlo así artistas natos y sus representaciones nunca se rigen por un patrón determinado. Entre las principales representaciones estéticas están los ?Ojos de Dios?. El padre o la madre del pequeño es quien hace el ojo de dios, como una especie de protección a los niños. ?El Ojo de Dios? es una de las artesanías más típicas de los indígenas. Consiste en un conjunto de cinco rombos a base de cruces de madera tejidos con vistosos y múltiples colores.
Tiene varios significados: cuando nace un niño huichol y cumple un año de edad, conocido como ?Wirraca o ave que canta? se lleva una ofrenda al templo o ?Kalihuey? un ojo de dios que contiene un solo rombo; cumple dos años de edad se lleva un ojo de dios con dos rombos; y así año con año hasta completar cinco años de edad; porque suponen que a partir de esta edad el niño podrá llevar por sí sólo las ofrendas a sus dioses. Es entonces cuando padre e hijo se dirigen al mar y arrojan el ojo de dios, así dan gracias porque el niño hasta los cinco años, la edad más difícil sin ser atacado por alguno de los animales ponzoñosos como los alacranes.

También simboliza los cinco puntos cardinales del indígena; Norte, Sur, Oriente y Poniente; arriba y abajo. Los colores del ojo de dios o ?Tzicuri?, simbolizan el poder y sirve para ver y entender las cosas desconocidas, cada color tiene un significado:
1. El negro es vida, es el color de ?Tatei Aramara? (Océano Pacífico) donde vive la gran serpiente devoradora de hombres.
2. El azul es el color de la lluvia y el agua simbolizando por ?Rapawiyene? y la laguna de Chapala.
3. El blanco esta asociado con las nubes, por lo cual los huicholes colocan pedacitos de algodón en las jícaras para pedir la lluvia, también significa la muerte.
4. El rojo significa la vida de Dios en el oriente, la zona de ?Parierekua?, residencia del ?Dios Peyote?.
5. El morado es la vida del hombre
En el aspecto textil, el huichol porta un suntuoso vestuario de manta ricamente bordado con hilo de colores y representando generalmente aves, venados, flores geométricas; el maíz, el peyote, el fuego y el sol.

Historia

La primera mención documentada del ojo de Dios fue aquella creada por los indios Huichol. Estas tribus vivían en partes del área de la montaña Sierra Madre situada en México. Los objetos consistían en dos varillas cruzadas con hilos brillantes que las mantenían unidas. El uso de estos se extendió a los Estados Unidos, en donde diferentes tribus los adoptaron y cambiaron el diseño. Existen indicios de que los Navajo utilizaron el ojo de Dios.

Importancia

El propósito del ojo de Dios es proteger a quienes rezan en los altares. Las tribus de nativos estadounidenses creían que el objeto era el símbolo de cosas no vistas y el poder para ver aquellas ocultas al ojo desnudo. Los objetos originales constaban de dos varillas cruzadas, con cada una de las cuatro puntas simbolizando un elemento diferente: agua, tierra, fuego y aire. Estos objetos estaban ubicados en los altares utilizados por las tribus y eran entregados como ofrenda a los dioses.

Cristiandad

Los cristianos adoptaron el ojo de Dios a sus propias necesidades. Hoy en día es un estilo popular artesanal para niños, aunque algunos creen que simboliza la creencia en un sólo Dios. El tipo de ojo de Dios utilizado por los cristianos se desarrolló tomando los mismos objetos creados por el Navajo. Esta versión contiene ocho o 12 lados en lugar de los tradicionales cuatro. El énfasis está puesto en el centro del objeto, el cual está hecho de un color diferente del resto para simbolizar el ojo de Dios.

Plegaria

El ojo de Dios está por lo general relacionado con la plegaria; el artista expresa una plegaria mientras crea el objeto. El orador pide a Dios que cuide de alguien en particular, debido a que muchos de estos objetos están hechos para niños o para el ser amado. El objeto real está destinado como plegaria para un propósito específico, con varias oraciones relacionadas con el dinero, la salud o el poder. El ojo de Dios es también utilizado en ceremonias espirituales o en rituales.

Características

El ojo de Dios muestra cuatro, ocho o 12 lados, los cuales son simétricos. Los lados del objeto están hechos de juncos de madera, típicamente finos y flexibles. El hilo es envuelto alrededor de los bordes y de los lados para crear un llamativo diseño. En el centro exacto del ojo de Dios hay una pieza rectangular cubierta con un color contrastante. Éstas son por lo general de 12 pulgadas (30 cm) de largo, aunque algunos ejemplos modernos son mucho más pequeños o grandes, llegando a medir dos pies (60 cm) o más.

Geografía

El ojo de Dios se originó en México antes de pasar a otros lugares del mundo. En los Estados Unidos, estos objetos son más populares en el suroeste, particularmente alrededor de Nuevo México y Arizona, en donde los más tradicionales son creados y vendidos. También se han extendido a más lugares, incluyendo Bolivia y otras partes de América del Sur. Están típicamente hechos por tribus indígenas y por aquellos con un interés por las tribus nativas estadounidenses o indígenas.


 

 
 
2005-2016   ©opyleft   -   www.absolum.org   -   absolum.org[en]gmail.comSOBRE ESTA WEB