absolum - espacio de conocimiento para compartir
Arte Salud
Ecología Mística
Ciencia Antropología, historia...
Proyectos Otros temas

ARTE > HAMLET

Alex Grey
  Adolfo Schlosser  
  Andy Goldsworthy  
  Android Jones  
  Arte de Ganesha  
  Arte precolombino  
  Bandera de la Paz  
  Cantos Yoik  
  Cantares  
  Carey Thomson  
  Carlos Armiño  
  Clancy Cavnar  
  David Mateu  
  Dhira Lawrence  
  Ernst Fuchs  
  Escher  
  Estudio Portable  
  Formulación  
  Fred Weidmann  
  Ganesha Art  
  Gilbert Williams  
  Hamlet  
  Helena Nelson-Reed  
  Hundertwasser  
  Jacek Yerka  
  Jake Kotze  
  Janosh  
  Jarah Tree  
  Johfra  
  Joma Sipe  
  Jos de Mey  
  Kris Davidson  
  Krishna Art  
  Lima de Freitas  
  Luke Brown  
  MANDALAS de Absolum  
  Marc Ryden  
  Mark Henson  
  MARS1  
  Martina Hoffmann  
  Maurits Cornelis Escher  
  Nikol  
  Nikolai Roerich  
  Octavio Ocampo  
  Onironáutica  
  Oscar Reutersvärd  
  Pablo Amaringo  
  Paul Delvaux  
  Prerafaelitas  
  Remedios Varo  
  Roger Smith  
  Ron Mueck  
Vicente Meavilla Segui

Laberintos

Herejías y herejes de nuestro tiempo


 

HAMLET
"Ser o no; ser es la cuestión:
si es más noble para el alma soportar
las flechas y pedradas de la áspera Fortuna
o armarse contra un mar de adversidades
y darles fin en el encuentro. Morir: dormir,
nada más. Y si durmiendo terminaran
las angustias y los mil ataques naturales
herencia de la carne, sería una conclusión
seriamente deseable. Morir, dormir:
dormir, tal vez soñar. Sí, ese es el estorbo;
pues qué podríamos soñar en nuestro sueño eterno
ya libres del agobio terrenal,
es una consideración que frena el juicio
y da tan larga vida a la desgracia. Pues, ¿quién
soportaría los azotes e injurias de este mundo,
el desmán del tirano, la afrenta del soberbio,
las penas del amor menospreciado,
la tardanza de la ley, la arrogancia del cargo,
los insultos que sufre la paciencia,
pudiendo cerrar cuentas uno mismo
con un simple puñal? ¿Quién lleva esas cargas,
gimiendo y sudando bajo el peso de esta vida,
si no es porque el temor al más allá,
la tierra inexplorada de cuyas fronteras
ningún viajero vuelve, detiene los sentidos
y nos hace soportar los males que tenemos
antes que huir hacia otros que ignoramos?
La conciencia nos vuelve unos cobardes,
el color natural de nuestro ánimo
se mustia con el pálido matiz del pensamiento,
y empresas de gran peso y entidad
por tal motivo se desvían de su curso
y ya no son acción. ? Pero, alto:
la bella Ofelia. Hermosa, en tus plegarias
recuerda mis pecados.
"

William Shakespeare

 
 
2005-2016   ©opyleft   -   www.absolum.org   -   absolum.org[en]gmail.comSOBRE ESTA WEB