absolum - espacio de conocimiento para compartir
Arte Salud
Ecología Mística
Ciencia Antropología, historia...
Proyectos Otros temas

CIENCIA > MÁXIMA ACTIVIDAD SOLAR PARA EL AÑO 2012

ADN y las palabras
  ADN y la emociones  
  Agua, un líquido singular  
  Asperatus, la nueva nube  
  Ayham Doyuk  
  Biología numérica  
  Biología de la creencia  
  Cambio tecnológico  
  Campo akásico  
  Campo mórfico  
  Carbón y el Diluvio  
  Carta científico libre  
  Células y biofotones  
  Cimática  
  Creación humana  
  Darwin, las ideas...  
  Darwinismo y sociedad  
  Eclipse y sus efectos  
  Efecto Casimir  
  Elementos monoatómicos  
  Energía Libre  
  Energía Motriz y Neumát.  
  Energía Punto Cero  
  Engaño del evolucionismo  
  Espiral  
  Explosiones solares  
  Física del aplauso  
  Física Hiperdimensional  
  Física Hiperdimensional 2  
  Fotosíntesis cuántica  
  Fotosíntesis Humana  
  Genoma Humano  
  Giga Selenita  
  Giordano Bruno  
  Gran Colisionador de...  
  Gran Colisionador 2  
  Grieta campo magnético  
  Halos Polonio  
  Hexágono Saturno.  
  Hipótesis Némesis  
  Matemáticas extrañas  
  Matemáticas vorticiales  
  Materia Oscura  
  Máxima actividad solar  
  Nube interestelar  
  Octava cósmica  
  Orgón  
  Origen lenguaje  
  Origen petróleo  
  Panespermia  
  Péndulo de Foucault  
  Pensamiento Holográfico  
  Percepción extrasensorial  
  Principio Antrópico  
  Principio Antrópico 2  
  Proporciones Universo  
  Qué sabemos?  
  Rayos Gamma y la vida  
  Razón Áurea  
  Realidad  
  Ritmos circadianos  
  Sincronicidad  
  Supernova  
  Tecnorealismo  
  Teoría Sintérgica  
  Teoría Sintérgica 2  
  TOE de Garrett Lisi  
  TOE de Garrett Lisi 2  
  Tierra y Polos  
  Ojo de Venus  
  Universo Eléctrico  
  Virus en la evolución  
Vivimos en un holograma

Laberintos

Herejías y herejes de nuestro tiempo



Links relacionados:

astroyciencia.com

 

Máxima actividad solar para el año 2012

por Juan Miguel González Mármol

Esta madrugada pasada el insomnio hizo que me quedase escuchando la radio hasta altas horas y tuve la suerte de poder escuchar el fantástido programa de la Rosa de los vientos de Onda Cero. Me quedé bastante impactado con lo que estaban diciendo los comentaristas, y es que parece que en el año 2012, el sol comenzará un nuevo ciclo y ese año la Tierra podría ser víctima de una tormenta solar. Actualmente se está estudiando si este evento realmente llegará ese año o no, ya que las perdidas económicas se estiman por billones.

Se considera que los procesos de magnetización del Sol son un indicio claro del comienzo de un nuevo ciclo de actividad del astro rey, que en este caso será el vigésimo cuarto. Hay que reconocer que este fenómeno no será favorable para los habitantes de la Tierra.
Las guerras, revoluciones, los avances científicos, espirituales y técnicos, el incremento de los suicidios y las catástrofes, en cierta forma están relacionados con la actividad solar. Entre las tareas esenciales que se plantea la ciencia actual figuran la comprensión de la interrelación de esos fenómenos, y también los mecanismos para pronosticar la actividad solar.

Ya en agosto de 2007 en el Sol se detectaron zonas de elevada actividad magnética de poca extensión y corta duración. Era evidente que se trataba de manifestaciones esporádicas del nuevo ciclo de actividad solar, que contrasta en fin del ciclo anterior (el número 23) que se encuentra en su mínimo de actividad.
Los ciclos de actividad del Sol comenzaron a enumerarse hace 250 años, con el inicio de observaciones regulares de las manchas solares que aparecen en el disco solar.
Al inicio de cada ciclo, el número de manchas solares es escaso, y a medida que avanzan los años, su número aumenta hasta alcanzar una cantidad máxima determinada.
Después, el número de manchas solares comienza a reducirse lentamente hasta alcanzar el denominado mínimo de actividad solar.

El período cuando la cantidad de zonas de acción magnética (aparición de manchas) es mayor se llama máximo del ciclo solar, y cuando la cantidad de esas zonas es menor se llama mínimo. En promedio, la sucesión entre el máximo y el mínimo es de once años, por esa razón, se denominan ciclos de actividad solar de once años. En los últimos ochenta años, el tiempo en que transcurren los ciclos solares se ha acelerado un poco, en promedio, su duración se ha reducido a 10,5 años aproximadamente.

Es evidente que el Sol tiene una especie de reloj interno que establece la duración de cada ciclo de actividad solar en concreto. Hasta ahora, es una incógnita el mecanismo de trabajo de este reloj.

El máximo y el mínimo de la actividad de los diferentes ciclos solares puede ser parecida.

Así, en la segunda mitad del siglo XVII la actividad del Sol fue notablemente débil. En esa época, en Europa se observó un descenso de la temperatura promedio anual. Comenzó lo que se denominó pequeño período glacial. Es muy probable, que ese enfriamiento fue una consecuencia de la disminución de la influencia solar en el clima de la Tierra.

Actualmente, la actividad solar ha alcanzado uno de los niveles más altos en el último millar de años. En el último siglo la cantidad de manchas en el Sol ha aumentado considerablemente. Simultáneamente, en los últimos años se ha observado un pronunciado calentamiento del clima. Es probable que la actividad humana haya contribuido en ese proceso, sin embargo, muchos científicos consideran que el cambio climático es una consecuencia de los procesos que se producen en el Sol.

Hay que resaltar que el anterior ciclo solar número 23 se caracterizó porque tuvo una actividad muy elevada y anómala. Así, eyección de masa coronal ocurrida el 28 de octubre de 2003 fue la más potente en toda la historia de las observaciones del astro. La magnitud del fenómeno fue superior a la capacidad de medición de los instrumentos y por esa razón, no se pudo establecer exactamente la enorme cantidad de energía producida. Afortunadamente, la explosión ocurrió en un extremo de la corona solar. De haber ocurrido en la parte central del disco solar los efectos hubieran sido muy graves e imposibles de predecir.

Además de los fenómenos excepcionales que ocurren en el Sol también se producen sucesos notables en Júpiter. Por primera vez en la historia, junto a una extraña mancha roja detectada en ese planeta, recientemente se descubrió una segunda mancha, tan extraña como la anterior. El período de rotación del planeta más grande del sistema solar es casi el mismo que los once años del ciclo de actividad solar, y los científicos no excluyen que existe una relación entre los procesos que ocurren en el Sol y en Júpiter.

En lo que concierne a la Tierra, la relación entre la actividad del astro y los diversos procesos que ocurren en el planeta fue establecida hace mucho tiempo de forma empírica. El conjunto de fenómenos relacionados con el flujo corpuscular y electromagnético del Sol en los procesos atmosféricos, biológicos y geomagnéticos de la Tierra son asuntos que estudian ramas específicas de la Ciencia.
Los planteamientos fundamentales de la relación Sol-Tierra fueron establecidos a comienzos del siglo XX con los trabajos de los científicos rusos Vladímir Vernadski, Konstantín Tsiolkovski y Alexandr Chizhevski.

El aumento del denominado “viento solar”, que es el flujo de plasma de la corona solar, que aumenta con el incremento de la actividad solar, además de las auroras boreales, también ocasiona alteraciones en la magnetosfera de la Tierra. A su vez, las tormentas magnéticas pueden ocasionar averías en las líneas de alta tensión, de comunicaciones y en el funcionamiento de los gasoductos y oleoductos.

Las tormentas magnéticas influyen directamente en la salud física y mental de las personas.

Por el momento, no es posible pronosticar la intensidad que tendrá el nuevo ciclo solar, como tampoco el momento en que tendrá lugar su punto máximo.

Algunos científicos suponen que el máximo tendrá lugar cuando en el Sol aparezcan al menos 140 manchas solares en octubre de 2011.
Otros expertos consideran que el máximo coincidirá con la aparición de 90 manchas solares en agosto de 2012. La comprobación o refutación de estos pronósticos será posible después de que transcurra un año después del mínimo de actividad solar del ciclo que concluye actualmente (el ciclo 23).

Si el máximo del ciclo nuevo 24 se produce en corto tiempo, el ciclo de actividad será más fuerte que el anterior, es decir, si el máximo ocurre en 2011 el ciclo solar será de alta actividad.
De acuerdo a cálculos preliminares, el nuevo ciclo del Sol será un 30 o un 50 % más potente que el anterior y puede ocasionar una serie de serios cataclismos.

Cabe añadir que hasta ahora, sólo en 1989 y en 1996 los científicos publicaron pronósticos sobre el desarrollo de la actividad solar y que la mayor parte de esos pronósticos fueron acertados.


 
 
2005-2016   ©opyleft   -   www.absolum.org   -   absolum.org[en]gmail.comSOBRE ESTA WEB