absolum - espacio de conocimiento para compartir
Arte Salud
Ecología Mística
Ciencia Antropología, historia...
Otros temas

CIENCIA > COLEXIFICACIÓN

Antropología, Historia...
  Arte  
  Ciencia  
  Ecología  
  Salud  
  Mística  
Otros temas

 

Artículo original

behavioralscientist.org

Laberintos

Herejías y herejes de nuestro tiempo


Colexificación

¿Las palabras para las emociones, como “feliz” o “miedo”, significan lo mismo en todos los idiomas?


Por Joshua Conrad Jackson y Kristen Lindquist

La emoción siempre ha parecido uno de los verdaderos universales humanos. Todos los humanos parecen llorar cuando estamos tristes y sonreír cuando estamos felices. Sudamos de miedo, nuestros corazones laten de ira y se hinchan de amor. Cientos de idiomas de todo el mundo tienen palabras para conceptos como "tristeza", "felicidad", "miedo", "ira" y "amor". La intuición nos dice que estos conceptos son muy comunes porque se refieren a experiencias humanas básicas que están conectadas a nuestro ADN.

Durante muchas décadas, los científicos del comportamiento compartieron estas intuiciones y escribieron que ciertas emociones como la tristeza, la ira y el miedo eran universales para todos los humanos. Los psicólogos se centraron en el reconocimiento intercultural de las expresiones faciales, mientras que los etnógrafos y lingüistas examinaron si los diferentes idiomas poseían traducciones de palabras en inglés como el amor.

¿Pero deberíamos esperar que la gente de todo el mundo conceptualice las emociones, como "amor" u "odio", de la misma manera, simplemente porque podemos señalar una traducción en un diccionario?

¿Deberíamos esperar que la gente de todo el mundo conceptualice las emociones, como "amor" u "odio", de la misma manera, simplemente porque podemos señalar una traducción en un diccionario?

Nuestra investigación, publicada recientemente en Science, sugiere que las emociones podrían ser menos universales de lo que se creía anteriormente. En un análisis del significado de las palabras de emoción en 2.474 idiomas, encontramos que palabras como "ira" y "miedo" variaron ampliamente en su significado entre culturas, mucho más que conceptos de color como "rojo" y "azul".

Pudimos analizar una muestra tan grande de idiomas al aprovechar las herramientas de big data y centrarnos en un fenómeno conocido como "colexificación". La colexificación se refiere a casos donde una sola palabra nombra dos o más conceptos. La mayoría de las veces, cuando los hablantes de un idioma colexifican los conceptos, es porque esos hablantes ven esos conceptos con un significado similar. Por ejemplo, la palabra rusa ruka se usa para nombrar los conceptos de "mano" y "brazo", y la palabra inglesa "gracioso" colexifica los conceptos de "extraño" y "humorístico". Estudiar las colexificaciones puede ilustrar cómo las personas entienden conceptos en diferentes culturas. Si los idiomas de todo el mundo colexificaran "lástima" con "arrepentimiento", esto sugeriría que estos conceptos tienen un significado similar para todos los humanos.

Basándonos en una base de datos lingüística recientemente actualizada, calculamos grandes redes de colexificaciones en una muestra global de idiomas, que van del inglés al turco al chino, e incluso incluyen idiomas pequeños como Yagua (del Perú actual) y Sakha (del presente) día Rusia). En lugar de universalidad, encontramos una amplia variación en los patrones de colexificación. Para los idiomas indoeuropeos, como el inglés y otros idiomas de Europa occidental, "amor" se asoció con palabras como "querer" y "me gusta", pero para los idiomas austronesios en las islas del Pacífico (por ejemplo, Java o Fiji) y los idiomas tacananos de América del Sur (por ejemplo, Tacana, Yaminahua), se asoció con palabras como "lástima" y "pena".


Las emociones se agrupan de manera diferente en diferentes idiomas. Por ejemplo, en los idiomas indoeuropeos "amor" se asocia con palabras como "me gusta" o "querer", mientras que en los idiomas austronesios el amor se asocia con palabras como "pena" y "pena". Fuente: Jackson et al., Science .

Las emociones no variaron aleatoriamente en su significado entre las culturas. En cambio, los idiomas en proximidad geográfica cercana parecían compartir la comprensión más similar de las emociones. Dado que los idiomas vecinos tienen más contacto a través de patrones históricos de migración, comercio y conquista, esto sugiere que el significado de las emociones se puede compartir entre los grupos de idiomas.

También hubo algunas características universales de la emoción. En particular, todas las familias lingüísticas diferenciaron las emociones principalmente en función de si eran agradables o desagradables (por ejemplo, "alegría" versus "miedo") y si involucraban niveles bajos o altos de excitación fisiológica (por ejemplo, "tristeza" versus "enojo" ) Esto sugiere que los sentimientos de positividad y excitación podrían ser experiencias universales, incluso si el significado que le otorgamos a estos sentimientos básicos es sensible a nuestra cultura.

Nuestros resultados sugieren que, si bien parece haber algunos bloques de construcción universales para la emoción, la forma en que construimos emociones específicas a partir de estos bloques de construcción depende de dónde vivimos y de quién aprendemos.

Nuestros resultados sugieren que, si bien parece haber algunos bloques de construcción universales para la emoción, como los sentimientos positivos y negativos recién mencionados, la forma en que construimos emociones específicas a partir de estos bloques de construcción depende de dónde vivimos y de quién aprendemos. "Sorpresa", "miedo" e incluso "amor" pueden significar cosas muy diferentes para las personas que viven en los Estados Unidos, Turquía y Fiji.

Este estudio muestra cómo el lenguaje ofrece una ventana a la mente humana. La persona promedio habla alrededor de 16,000 palabras al día , y muchas de estas palabras se usan para etiquetar y comunicar nuestras experiencias. Ahora tenemos las herramientas para analizar sistemáticamente este lenguaje y comparar la forma en que los humanos usan el lenguaje en diferentes culturas.

Estas ideas sugieren que debemos ser cautelosos con los diccionarios de traducción que equiparan palabras como el inglés love y el turco sevgi .

Estos análisis pueden revelar verdades sorprendentes sobre nuestra vida interior, como las formas universales y culturalmente específicas que experimentamos y expresamos emociones. Un área de análisis potencialmente fascinante sería probar si las diferentes formas en que las personas expresan las emociones a través del lenguaje se correlacionan con diferentes expresiones fisiológicas de la emoción. Por ejemplo, ¿los idiomas en las Islas del Pacífico muestran reacciones fisiológicas más aversivas a escenarios que involucran amor, donde se asocia con "pena" y "pena", que las personas en los Estados Unidos, donde se asocia con "me gusta" y "querer"?

Como mínimo, estas ideas sugieren que debemos ser cautelosos con los diccionarios de traducción que equiparan palabras como el inglés love y el turco sevgi o tener cuidado con las suposiciones sobre experiencias compartidas al interactuar con personas de otras culturas. En un nivel más profundo, es posible que también necesitemos revisar por completo la forma en que pensamos acerca de las emociones humanas. Todos los humanos pueden temblar a veces y sonreír a otros, pero esto no significa necesariamente que sonreír y temblar signifique lo mismo para todos los humanos.

 

 

 
 
2005-2020   ©opyleft   -   www.absolum.org   -   absolum.org[en]gmail.comSOBRE ESTA WEB