absolum - espacio de conocimiento para compartir
Arte Salud
Ecología Mística
Ciencia Antropología, historia...
Proyectos Otros temas

ECOLOGÍA > DESAPARECEN LAS ABEJAS

Agricultura natural
  AlGore sentenciado  
  Arado de oro  
  Biocentrismo  
  Biosensibilidad Ambiental  
  Biopirarería  
  Boomerang Monsanto  
  Cabaña lavvo  
  Cambio ahora  
  Carta desde el futuro  
  Carta de Seattle  
  Chakras de la Tierra  
  Conferencia Mollison  
  La cuestión de género  
  Decrecimiento  
  Desaparecen abejas  
  Domos  
  Ecoaldeas urb y rur  
  Ecosofía  
  Ecohabitat  
  Energías engañosas  
  Enfriamiento global  
  Enlaces  
  Espíritu de la Tierra  
  Ensayos trangénicos 2010  
  Fukuoka  
  Filro de agua de banana  
  Geobiología  
  Geografía Sagrada  
  Geoingeniería  
  El hombre que plantó...  
  Lámparas bajo consumo  
  Lavvo  
  Los idealistas nosotros  
  El insecto asesino  
  Insectos y radiaciones  
  Maíz transgénico  
  Miedo al Clima  
  Monsanto no funciona  
  Movimiento Ambientalista  
  Okupación Rural  
  Presunto Calentamiento  
  Rayos cósmicos y clima  
  Resonancia Schumann  
  Ruido submarino  
  Sarayaku  
  Sexta extinción  
  Simplemente agua  
  Superadobe  
  Sustancias peligrosas  
  La sexta extinción  
  Tecnología EM  
  Teoría Gaia  
Viktor Schauberger

Laberintos

Herejías y herejes de nuestro tiempo

Visitas ahora:


.

 


Desaparecen las abejas

En España se han perdido 9.000 millones de insectos en los últimos años según un fenómeno universal, atribuido a diversos factores aunque ninguno aún definitivo


Misterio. Es la palabra que utilizan incluso los expertos a la hora de encarar la desaparición masiva de abejas. En EE UU han dado la voz de alarma recientemente, pero en España ya se conocía bien el problema y se estima que han desaparecido 9.000 millones de abejas. El cambio climático, los nuevos insecticidas y los teléfonos móviles son tres candidatos entre docenas a explicar el fenómeno que puede limitar drásticamente la polinización y amenazar a la humanidad

La población gallega de abejas cae un 25% en cuatro años
La mortandad, atribuida a pesticidas, llega en algún área al 80%
ARCADIO SILVOSA - Lugo - 25/09/2008

El censo de colmenas descendió en Galicia un 25% en los últimos cuatro años, una merma que afectó especialmente a las comarcas de Ferrolterra y O Salnés donde la caída llega al 80% y la presencia de abejas es casi nula. Los pesticidas, la semilla tratada para la obtención de maíz forrajero y los tratamientos que se aplican a las plagas de los eucaliptos son algunas de las posibles causas de esta gran mortandad y del descenso en un 50% de la producción de miel con respecto a la década de los noventa. Algunos estudios apuntan que en el año 2030 la presencia de abejas en Galicia podría ser sólo testimonial.

Para los científicos las razones de este descenso en la población de las colmenas son un enigma. Los numerosos estudios al respecto no lo han desentrañado pero sí han encontrado una coincidencia en el tiempo entre la proliferación de siembra de maíz forrajero y la muerte y falta de operatividad de las abejas.

Jesús Asorey, miembro de la Asociación Gallega de Apicultura, es una de las personas que ve en el maíz sembrado con semilla tratada el gran enemigo de las abejas. Esta semilla llega a acumular en su tratamiento de 2 a 3 pesticidas, un fungicida y un herbicida. Marcos Varela, apicultor lucense, admite que la incidencia del maíz es "una de las teorías" y que la semilla tratada es "una bomba biológica" aunque no el único problema. "Empecé con 250 colmenas y a día de hoy me quedan unas 100. Al principio reponía, pero ahora ya he dejado de hacerlo", comenta sobre su apiario, enclavado en la alta montaña de Lugo.

Asorey sostiene que la situación es "mucho más grave" en Galicia que en otras comunidades y de nuevo focaliza el problema el maíz y los eucaliptos. "En esta comunidad", aclara, "se cultiva en 65.000 hectáreas el 50% del maíz forrajero de España y los eucaliptos están más afectados que en otras partes". El portavoz de los apicultores asegura que si las abejas desaparecen en Galicia en 2030, "a nosotros nos quedarán 4 o 5 años". "El 90% de las plantas necesitan las abejas para reproducirse", esgrimió.

Varela apunta a otro aspecto que "desanima" a los apicultores: la legislación que impide la utilización de ahumadores en verano para extraer miel. "¿Cómo vamos a trabajar sin ahumadores?", se pregunta. "De momento van haciendo la vista gorda, pero algún día nos puede caer el mundo encima", se lamenta. En Galicia sobreviven unas 80.000 colmenas manejadas por 3.500 apicultores de los que el 90% producen para autoconsumo.

Las abejas desaparecen. Se diría que es un título sacado de un relato de ciencia ficción, pero es así. Y desde hace años. El fenómeno se produce con fuerza últimamente en EE UU y quizá de ahí su popularización. Pero en España es tan conocido como relativamente antiguo y difícil de atajar. A la hora de las hipótesis explicativas se barajan muchas, pero ninguna convincente.

En su día, Einstein dijo que «si desaparecieran las abejas, al hombre sólo le quedarían cuatro años de vida: sin abejas no hay polinización, ni hierba, ni animales, ni hombres». Un pronóstico que sonaba a maldición y que se está empezando a cumplir.

Pero ¿por qué desaparecen abejas? Unos afirman que se debe a los insecticidas, a las nuevas modalidades de plaguicidas, que afectarían a unos animales tan laboriosos y sociales como sensibles a los cambios. También se considera como factor de incidencia negativa el transporte comercial de colmenas para polinizar diferentes territorios. Los transgénicos y la modificación genética de las plantas para producir en mayor cantidad y calidad los alimentos tampoco se escapan de las sospechas. En Alemania especialmente se considera como causa más que probable de la desaparición misteriosa de las abejas la creciente actividad de los teléfonos móviles y de las ondas electromagnéticas asociadas al funcionamiento de los celulares. Sobre todo se pone el acento en las antenas, ya que administran elevadas potencias que podrían interferir en el sistema natural de navegación de las abejas, desorientándolas e impidiendo su regreso a las colmenas. Y es que una de las opiniones más extendidas es que las abejas, por la causa que sea, se pierden, no saben volver y mueren agotadas.

En España el problema es bien conocido, aunque no muy popular. En Castellón ya han alertado de que en diez años la provincia se va a quedar sin abejas. Al ritmo actual, cada año desaparecen cerca de 150 millones de insectos de las colmenas establecidas en ese territorio. La opinión más extendida allí es que el fenómeno es una consecuencia negativa más del cambio climático. El experto Enric Simó destaca que «10.000 panales al año se ven afectados por esta situación, conocida como síndrome del despoblamiento», de forma que si el censo es de 100.000 panales, en sólo 10 años podrían desaparecer en su totalidad en Castellón. Efectivamente, la provincia pierde cerca de 150 millones de abejas al año, teniendo en cuenta que cada colmena debe tener, como mínimo, 15.000 insectos para estar en equilibrio.

Pero hay más posibilidades. Una destacada es la barrosis, enfermedad que afecta a la apicultura a nivel mundial desde 1985 y sigue siendo un azote. También el agente patógeno conocido como «Nosema ceranae», que según investigadores de Castilla-La Mancha, comunidad muy afectada, «ha saltado de especie, de la asiática a la europea, y hasta que ésta se acostumbre la está diezmando».

En España se han despoblado 300.000 colmenas que tenían unos 9.000 millones de insectos. Francisco Puerta, especialista en apicultura de la Universidad de Córdoba, destaca que «ningún factor se basta por sí solo para explicar la mortalidad, pero todos pueden contribuir. El origen del problema es sutil y crónico, no agudo».
Por su parte, el biólogo Antonio Gómez Pajuelo apunta el debilitamiento de las abejas debido a años de sequías o heladas. «Los animales tienen que volar mucho para comer y beber, lo que les genera un especie de estrés» que les acorta su vida. Las abejas se renuevan continuamente. En invierno, con poca actividad, pueden vivir hasta cuatro meses. En primavera, no más de dos meses y medio, y en el otoño, normalmente con mayor sequía, aumenta la mortalidad. «Una abeja vive unos 800 kilómetros. En otoño llega a recorrer hasta 20 kilómetros diarios y perece a los 40 días», explica el experto.

 
 
2005-2014   ©opyleft   -   www.absolum.org   -   absolum.org[en]gmail.comSOBRE ESTA WEB