absolum - espacio de conocimiento para compartir
Arte Salud
Ecología Mística
Ciencia Antropología, historia...
Otros temas

MÍSTICA > CUATRO TIPOS DE EXPERIENCIAS EXTÁTICAS

Antropología, Historia...
  Arte  
  Ciencia  
  Ecología  
  Salud  
  Mística  
  Otros temas  
Proyectos

Laberintos

Herejías y herejes de nuestro tiempo


 


 

 

Cuatro tipos de experiencia extática en el misticismo judío

por Shahar Arzy and Moshe Idel

Extraído de su libro: KABBALAH: A Neurocognitive Approach to Mystical Experiences

[...] podemos distinguir entre cuatro subtipos principales en la Cabalá extática:

  • éxtasis autoscópico, en el cual el místico tiene la impresión de ver una imagen de sí mismo en el espacio extracorpóreo;
  • éxtasis ascensional, en el cual las experiencias místicas dejan el cuerpo, paralizado o dormido, con una experiencia paranormal de encontrarse con "entidades celestiales";
  • éxtasis unitivo, que es la experiencia de la unificación con lo divino; y
  • éxtasis disociativo (posesivo), en el que una "entidad externa" habita el estado mental del místico.

Estas cuatro formas de éxtasis tienen un triple proceso en común:

  1. primero, intención general hacia una separación del "alma" del cuerpo, reflejada en el prefijo "ex-" en el término "éxtasis" (ex-estasis);
  2. segundo, la ocurrencia de un evento extático único, que difiere de una categoría a otra; y
  3. tercero, cada una de esas experiencias está relacionada con un mecanismo neurocognitivo distinto.

Después del momento de "disociación mental", el místico experimenta una alteración de su experiencia habitual de sí mismo como residente en el cuerpo físico, aunque este sentimiento difiere de una categoría de éxtasis a otra.

Tradicionalmente, este proceso abarca dos fases.

  1. El primero es mutativo (mutatis mutandis), relacionado con lo que se conoce como vía purgativa (la forma de purificación) y con técnicas para eliminar experiencias comunes con el fin de prepararse para las experiencias superiores, aproximándose a través de unitiva.
  2. La aparición de la segunda fase implica un cambio en la experiencia subjetiva habitual del místico de la ubicación del yo, de residir dentro del cuerpo físico (encarnado) a una nueva experiencia alterada (encarnada o incorpórea). Esta alteración del sentido habitual del yo diferencia las experiencias extáticas de las experiencias unitivas más generales en las que las expresiones de un sentido del yo no habitado no son esenciales. Un cambio distintivo en el procesamiento personal y corporal es característico de los cuatro tipos principales de experiencias extáticas que examinamos en este libro y es paralelo a la forma en que cada experiencia difiere de una escuela mística judía a otra.

Para reiterar, a diferencia de la mayoría de los fenómenos místicos, que se describen como unitivos o comunicativos, el éxtasis implica un momento de cambio o cambio dramático en la experiencia del yo porque las técnicas extáticas tienen como objetivo desafiar la experiencia habitual del cuerpo y el yo del místico.

Por lo tanto, no se trata solo de la intensificación de las formas anteriores de actividad, o de las imágenes mentales del yo místico hacia lo que él supone que es una entidad superior, aunque estos procesos pueden ser parte del camino seguido por los éxtasis.

Por lo tanto, el éxtasis es menos un desarrollo continuo que puede culminar en llegar a una fuente divina o adherirse a ella que un evento repentino, que de hecho puede esperarse, cultivarse e inducirse. Esta inducción se realiza mediante el uso de ciertas técnicas que a su vez operan en mecanismos neurocognitivos específicos que desafían la percepción habitual de sí mismo del místico.

 

 

 

 

 


 
 
2005-2019   ©opyleft   -   www.absolum.org   -   absolum.org[en]gmail.comSOBRE ESTA WEB