absolum - espacio de conocimiento para compartir
Arte Salud
Ecología Mística
Ciencia Antropología, historia...
Otros temas

ANTROPOLOGÍA E HISTORIA > ¿EXISTIÓ LA EDAD MEDIA TEMPRANA?

Antropología, Historia...
  Arte  
  Ciencia  
  Ecología  
  Salud  
  Mística  
Otros temas

Laberintos

Herejías y herejes de nuestro tiempo


 


¿Realmente existió la Edad Media temprana?
(La Teoría del "Tiempo Fantasma")

por Dr. Hans-Ulrich Niemitz

Esta pregunta en sí misma, y?más aún la respuesta "NO, la Edad Media temprana no existió", es sorprendente, por decir lo menos. Esto contradice todo conocimiento básico y ataca la autoestima del historiador a tal extremo que se le pide al lector de este documento que sea paciente, benevolente y abierto a ideas radicalmente nuevas. Discutiré paso a paso, y espero que me sigan. Con un grupo de amigos (Müller 1992; Illig 1991; Niemitz 1991; Zeller 1991; Marx 1993; Topper 1994) he estado investigando sobre este tema desde 1990. Esta es la razón para usar "nosotros" o T de forma intermitente.
La tesis dice principalmente, con implicaciones y consecuencias de largo alcance:
Entre la antigüedad (1 DC) y el Renacimiento (1500 DC), los historiadores cuentan aproximadamente 300 años demasiados en su cronología. En otras palabras: el emperador romano Augusto realmente vivió hace 1700 años en lugar de los 2000 años asumidos convencionalmente.
Sin embargo, ¡toda la historiografía conocida de la Edad Media contradice esta afirmación! La forma más fácil de comprender las dudas sobre la cronología aceptada y la historia "conocida" es sistematizar seriamente los problemas de la investigación medieval. Esto nos llevará a detectar un patrón que prueba mi tesis y da razones para suponer que se ha insertado un período fantasma de aproximadamente 300 años entre 600 DC a 900 DC, ya sea por accidente, por mala interpretación de documentos o por falsificación deliberada (Illig 1991 ) Este período y todos los eventos que supuestamente ocurrieron allí nunca existieron. Los edificios y artefactos atribuidos a este período realmente pertenecen a otros períodos. Para probar esto, la Capilla Carolingia de Aquisgrán servirá como primer ejemplo.
Los historiadores del arte explican y describen los artefactos y edificios de este período como anacrónicos, pero nunca hacen un seguimiento de sus evaluaciones. Uno de los mejores ejemplos, estudiados intensamente, es la Capilla de Aquisgrán (ca. 800 dC), que parece llegar aproximadamente 200 años antes. La forma de construir un arco que se muestra en esta capilla no tiene predecesor (Adam 1968,7). Los pasillos arqueados son habituales solo en el siglo XI en Speyer. La construcción de coros con arco ascendente y también bóveda de cañón ascendente no se reanuda hasta 200 años después en el portal de Tournus (Hubert 1969,67). La inclinación vertical de los arcos interiores de la Capilla de Aquisgrán se acentúa más que las de las iglesias construidas dos siglos después. Una de ellas es la iglesia de la abadía de Ottmarsheim consagrada en 1049 d. C. Aunque faltan algunos detalles del primer modelo, sin embargo, es la "mejor copia" de Aquisgrán. Sin embargo, estos y muchos otros argumentos implican que la Capilla de Aachen debe considerarse como un edificio de la segunda parte del siglo XI.

Otro "gran" problema de investigación es la forma AD de contar años. ¿Cómo podrían haber pasado 300 años fantasmas en la cronología aceptada y por qué nadie se dio cuenta? Durante aproximadamente 2000 años, las personas han estado contando años correctamente, ¿no?
En 1582, el Papa Gregorio XIII comenzó el llamado "calendario gregoriano", que es básicamente una versión corregida del antiguo calendario juliano de Julio César. El calendario juliano, después de haber sido utilizado durante mucho tiempo, ya no correspondía con la situación astronómica. La diferencia, según los cálculos del papa Gregorio, ascendió a 10 días. Ahora calcule: ¿cuántos años julianos se tarda en producir un error de 10 días? La respuesta es 1257 años. La pregunta, en qué fecha era correcto el calendario juliano, se puede calcular con el siguiente resultado sorprendente (Illig 1991):

1582-1257 = 325
(El año en que el calendario "gregoriano" comenzó miniis los años necesarios para producir 10 días de error en el calendario juliano es igual al comenzando el calendario juliano.)

Parece, increíblemente, que César introdujo su calendario en 325 DC. Esto es increíble porque para entonces ya había estado muerto por más de 300 años. Si hubieran pasado 16 siglos desde la introducción de su calendario por parte de César, el calendario juliano en el tiempo de Gregorio no habría estado sincronizado con la situación astronómica en 13 días, no en 10.
Algunos historiadores han notado esta contradicción, pero la resuelven de esta manera: los eruditos en la época de César calculaban una fecha diferente para el equinoccio (el día en primavera, donde el día y la noche tienen la misma longitud). Sin embargo, se puede demostrar que los romanos usaron la misma fecha para el equinoccio que nosotros hoy, es decir, el 21 de marzo (Illig 1991 y 1993).

Si nuestra tesis de 300 años fantasma es correcta, entonces la tesis también debe ser válida para toda la historia euroasiática-africana para el período comprendido entre 600 DC y 900 DC. En este período de tiempo, Bizancio y los nuevos reinos islámicos supuestamente luchaban entre sí en el Cercano Oriente y el Mediterráneo.
Miremos primero a Bizancio. Los historiadores reconocen un problema especial para exactamente este período: ¿cuándo reformó el Imperio su administración? ¿Cuándo y cómo surgió esta reforma, llamada por los historiadores modernos "reforma de los temas"? ¿Cómo se desarrolló el feudalismo? Un grupo de historiadores señaló que lo esencial para esta reforma se describió en la Antigüedad y que durante los 300 años posteriores al 600 dC nada sucedió. Por lo tanto, no se puede decir nada sobre este período, porque no existen fuentes históricas para la supuesta reforma en este período.
Otro grupo interpola entre los años 600 DC y 900 DC una evolución muy lenta de la sociedad bizantina. Dicen que esta evolución fue tan lenta que los propios actores apenas lo notaron y, por lo tanto, esta evolución no produjo ningún documento escrito (¡por cierto, tampoco restos arqueológicos!). La discusión de ambos grupos se denomina "debate de continuidad". El vacío tiene que ser llenado por especulación. Por lo tanto, ambos grupos se acusan mutuamente de interpretar erróneamente las fuentes históricas de una manera anacrónica (Karayannopulos 1959,15; Niemitz 1994).
Uwe Topper y Manfred Zeller señalaron cómo resolver algunos acertijos importantes y problemas de investigación del mundo islámico y persa-árabe-bizantino utilizando la tesis de los años fantasmas. La conocida epopeya de Firdowsis, el Shahname, escrita alrededor de 1010 DC, termina con el último rey persa Yazdegird III, quien murió en 651 DC. La epopeya no dice nada sobre la conquista islámica de Persia y no tiene alusiones al Islam en absoluto. Simplemente omite 300 años de influencia islámica como si nunca hubieran existido (Topper 1994).
Además, los parsis, los adoradores de Zarathustra, en India han debatido furiosamente su propia cronología desde que los mensajeros de Irán en el siglo XVIII les dijeron que cometieron un error al contar los años desde su huida de la patria [este reclamo / evidencia, sin embargo , ha sido retirado en (Topper 1999)]. Incluso las enciclopedias modernas varían en sus afirmaciones entre los siglos VII y X para el evento (Topper 1994).
Un examen exhaustivo de la arquitectura de los Omayyades, que fueron la primera dinastía árabe famosa desde 661 DC hasta 750 DC, detecta características atípicas para una dinastía islámica. Estas características inusuales son especialmente visibles en sus palacios. Vemos una pintura (aproximadamente 725 d. C.) en una pared (¡a pesar de la prohibición islámica de retratar figuras humanas!) Que muestra al rey persa Khosrow II, rindiendo homenaje al soberano Omayyade. Pero para entonces este rey persa había estado muerto durante aproximadamente 100 años.
La introducción de las monedas árabes organizadas por el califa Abd al Malik en el año 695 DC revela algunas contradicciones notables. Las monedas árabes llevan el retrato del rey persa Khosrow II que murió mucho antes (Zeller 1993). Manfred Zeller saca la siguiente conclusión de este y otros hechos: tenemos que eliminar dos veces fantasmas; el primero de aproximadamente 78 años (desde 583 DC hasta 661 DC) y el segundo de aproximadamente 218 años (desde 750 hasta 968). El primer tiempo fantasma surgió a través de la separación artificial de la historia persa y de Omayyade, que en realidad era contemporánea. Así, Zeller explica las contradicciones del estilo no islámico y la aparición tardía de Khosrow II en la historia de Omayyade. El segundo tiempo fantasma es una repetición de la historia persa que se extiende a lo largo del tiempo desde el 528 dC hasta el 661, ahora en estilo islámico y que data del 750 al 968. Harun al-Rashid es un invento, como lo es toda la historia de su dinastía (Müller 1992 )
Probablemente el Islam no se extendió hasta hace 10 siglos.
Si bien de esta manera se pueden resolver algunos acertijos y problemas de investigación, otros seguirán. Por ejemplo, el origen milagroso del Islam. En general se sabe que los historiadores están asombrados por este "milagro"; podemos leer esto en la introducción de Fischer Weltgeschichte, Volumen I, Der Islam I: "El nacimiento y el éxito del Islam parecen ser un milagro". (Cahen 1968,7). Se necesita un milagro ("Wunder") como ese para una explicación; esto es conocido por todos los científicos. Gunter Lüling ha sugerido un nuevo escenario (Lüling 1974 y 1981).
La historia de los judíos muestra siglos de oscuridad y discontinuidad que respaldan la tesis del tiempo fantasma. Una de las obras modernas importantes sobre la historia judía lleva el título descriptivo "La Edad Media". Judios en la Europa cristiana 711-1096 ". Aquí hay dos citas: “Parecía que ellos (los judíos) desaparecieron totalmente junto con el colapso del Imperio Romano. Sin embargo, no encontramos ninguna evidencia de su presencia hasta el período carolingio ". (Roth 1966,162). Para el período carolingio, los historiadores solo encuentran fuentes escritas, mientras que las fuentes materiales como edificios y artefactos existen solo después del año 1000 DC (barrio judío en Regensburg entre 1006 y 1028 DC, en Colonia entre 1056 y 1075 DC, en Worms alrededor del año 1080 DC, en Speyer alrededor de 1084 AD, etc.). Y para las regiones fuera de Alemania se nos dice: “Por supuesto, sabemos por inscripciones y otras fuentes sobre sociedades judías e individuos en casi todas las provincias del Imperio Romano, y podemos suponer razonablemente, con o sin pruebas, que existe De hecho, no hay distrito sin judíos. Sin embargo, no existe ninguna evidencia y solo poca probabilidad de que un número sustancial de judíos viviera en cualquier parte del mundo occidental en este momento "(Roth 1966,4; Illig 1991).

Fig. 1: El centro del gráfico muestra el eje de tiempo de eventos históricos con fechas convencionales. Las coordenadas superior e inferior muestran tablas de tiempo reconstruidas. Los triángulos negros marcan los años fantasmas.

¿Cómo podemos encontrar apoyo en la investigación arqueológica para nuestro tiempo fantasma? En 1986 se celebró una conferencia de arqueólogos especializados en ciudades medievales bajo el título: "El renacimiento de las ciudades en el oeste, 700-1050 dC". Los participantes discutieron un problema desconcertante: la continuidad en la evolución de la ciudad, postulada por los historiadores ¿existe o no? Los arqueólogos podrían demostrar que las estratigrafías de las ciudades, adaptadas a la cronología "normal", inevitablemente implican lagunas. ¿Dónde había continuidad? Los historiadores y arqueólogos deben mantener que no existió ningún edificio civil de la ciudad en este período y que solo los edificios de la iglesia sobrevivieron desde ese momento.
Las pocas estratigrafías existentes de los pueblos de Gemían dan evidencia del tiempo fantasma. En Frankfurt am Main, las excavaciones arqueológicas no encontraron ninguna capa para el período comprendido entre 650 y 910 DC. Sin embargo, se ha asumido que se había encontrado algo para evitar siglos vacíos, lo cual es inconcebible. Por lo tanto, el período ausente fue interpretado por capas, compuestas de desechos y fragmentos de cerámica de otros lugares, que se extendieron para llenar el vacío y respaldar la cronología conocida (Stamm 1962; Niemitz 1993).

La investigación arqueológica en cerámica encuentra grandes problemas para el tiempo fantasma proyectado. Dos citas: "La evolución de medio siglo no está clara", escribe Peter Vychitil en su publicación de 1991 sobre la cerámica de los siglos VIII al XIII a partir de los asentamientos del triángulo principal. Treinta años antes, Werner Haarnagel tuvo algunos problemas con la evolución lenta de las formas de las embarcaciones en los siglos VII, VIII y IX en la costa del Mar del Norte; Es imposible encontrar un orden en estos recipientes de cerámica. Incluso construir una cronología relativa parece ser imposible. Por lo tanto, los expertos en cerámica intentan resolver sus problemas con métodos matemáticos y estadísticos (Vychitil 1991,21; Niemitz 1994).
De la misma manera que los arqueólogos, el investigador de cerámica comete un gran error, un error que Günter P. Fehring advirtió: “Independientemente de la existencia de fuentes escritas para ese período, el arqueólogo medieval debería tratar de fechar sus hallazgos con medios arqueológicos. . No está permitido actuar de una manera diferente a la de un arqueólogo de historia antigua ". (Fehring 1992,48). Por lo tanto, los arqueólogos no pueden confiar en fuentes escritas, especialmente cuando los resultados arqueológicos y la evidencia los contradicen, ¡incluso si generaciones de historiadores han trabajado en esas fuentes escritas! Por ejemplo, el marco de la cronología de la cerámica se ha elaborado durante cien años; El investigador correlacionó cada hallazgo sorprendente de acuerdo con la historia conocida, aunque hace más de 100 años en la ciencia de la antigüedad (Altertumskunde) podemos encontrar palabras sorprendentes que deben haber sido una advertencia. Por ejemplo, la siguiente cita (1880) se refiere al final del período merovingio: “Pero sí perdemos un hito confiable de este tipo como el que proporciona el tesoro de Doornick (Childerich I). El límite conduce a la incertidumbre, a veces hasta los siglos noveno e incluso once ". (Lindenschmit 1880,75).

Esto muestra que cada especialista se refiere a la disciplina vecina para resolver sus problemas de citas, un caso típico de razonamiento circular. Nadie revisa toda la situación y, por lo tanto, nadie se sorprende de que ocurran los mismos problemas estructurales en diferentes disciplinas.
La objeción más común a esta idea dice que los métodos de datación científica son infalibles y están más allá del peligro del razonamiento circular. De estos métodos, los más conocidos son RC14 y dendrocronología. Como RC14 ahora está calibrado y, por lo tanto, depende de la dendrocronología, es insignificante para el período medieval. Horst Willkom (1988) dice: “Utilizamos el método C14 solo para correlacionar una muestra de carbono con un determinado anillo de árbol. Este método, al menos para el período posglacial, se ha convertido en un método relativo ". (Willkomm 1988,176).

La dendrocronología funciona, porque cada período de tiempo crea secuencias típicas de anillos de árboles. Con la ayuda de secuencias superpuestas de diferentes árboles, es posible construir una secuencia estándar que se remonta a siglos atrás para una región determinada. En esta secuencia estándar puede encontrar para cualquier madera adecuada la edad de crecimiento correspondiente de este árbol. Esto parece ser una teoría muy simple; tienes que contar los anillos de los árboles si quieres encontrar el año exacto, eso es todo.
Pero como cada madera individual difiere de la otra y también difiere de la secuencia estándar, los dendrocronólogos deben trabajar con un tremendo aparato matemático: "Transformación del ancho del anillo en diferencias logarítmicas, tratamiento preferencial de la aritmética correlativa, derivación teórica de patrones congruentes, regresión a distancia de similitud, análisis regional, función de prueba con alcance de datación, estadísticas de albura y anillos de árboles perdidos, distribución de diferencias centradas entre datación de estilos artísticos y datación dendrocronológica ". (Hollstein 1980,11; Illig 1993).

Usando este método, uno comete errores fácilmente. Lo siguiente demuestra esto: los investigadores interpretaron erróneamente el intervalo entre 2000 a. C. y 500 d. C. sincronizando la madera de roble del norte y centroeuropeo. En una de las sincronizaciones, el error ascendió a 71 años. No solo estos 71 años son alarmantes, sino también el error en sí mismo. Metódicamente, el error se mantuvo debidamente a los 71 años porque, de lo contrario, la madera, fechada anteriormente con otros métodos, no encajaría históricamente. Pero, ¿cómo fue posible ubicar esos 71 años en la secuencia estándar? ¿Son los métodos matemáticos tan flexibles? La desconfianza es necesaria aún más porque el autor de esa publicación enfatiza que en este caso de datación se acumulan algunas circunstancias desfavorables y que esto podría suceder en todos los laboratorios (¡sic!) (Schmidt 1984, 233).

Hay otro argumento en contra de aplicar la dendrocronología a la Edad Media. El número de muestras de madera adecuadas, que conectan la Antigüedad y la Edad Media es muy pequeño. Pero solo un gran número de muestras daría certeza contra el error. Para el período de aproximadamente 380 dC tenemos solo 3, para el período de aproximadamente 720 dC solo 4 muestras adecuadas de madera (Hollstein 1980,11); usualmente 50 muestras sirven para citas.

Fig. 2: Número de muestras en el tiempo (cronología del roble centroeuropeo).

Otro argumento contra la dendrocronología consiste en su propia historia: en 1970, Ernst Hollstein, uno de los dendrocronólogos famosos y más activos de Alemania, proclamó después de ocho años de investigación un gran éxito: había resuelto el problema de salvar la Edad Media. Ahora podía fechar todas las muestras en la época romana "absoluta y exactamente". Pero pagó un precio alto, demasiado alto como sabemos hoy. De hecho, cambió su método; en lugar de usar roble para su cronología de roble, usó cobre madera de haya (= Rotbuchenholz) para llenar el vacío. Pero diez años más tarde, en 1980 ya no era necesario usar madera de haya para la cronología del roble, afortunadamente había encontrado madera de roble adecuada, ¡pero las fechas que había definido en 1970 eran irrevocables! es inusual en la ciencia, y lo hizo de mala gana como podemos ver en la siguiente cita, donde describe su método: "El método es imparcial y básicamente no es gráfico, porque combina muchas operaciones de cálculo, y usted tiene que hacer más operaciones, cuanto más distante está el problema de la datación de hoy y de fechas comparables aseguradas históricamente. En el límite cuando se abandona por completo la historia conocida, por ejemplo, analizando dos muestras de árboles completamente desconocidas que supuestamente crecieron al mismo tiempo, a priori p La posibilidad de encontrar la fecha correcta puede volverse tan pequeña que solo queda una pequeña posibilidad de encontrarla. Para los árboles del posglacial, la probabilidad es de aproximadamente uno en 10000. Estas pistas muestran claramente la mayor dificultad del método dendrocronológico ". (Hollstein 1970,147).

"Todos los intentos de obtener suficientes secuencias de anillos de árboles de la madera de la época carolingia han fallado ..." - "Es extraño, pero resultó extremadamente difícil conectar las muestras de madera merovingia de las excavaciones con las cronologías mencionadas anteriormente". "Animado por una correlación inusualmente engañosa, como sucede de vez en cuando en todos los campos del conocimiento, creía que podía fechar el entierro de la cámara de Hufingen a principios del siglo VIII". - "Después de dos años de estudios intensivos, puedo nombrar por fin las fechas correctas y ordenar todas las muestras de la Edad Media". (Hollstein 1970,148).

"La fecha errónea de los ataúdes de Hiifingen y Oberflacht, que se había calculado con mucho cuidado de acuerdo con las reglas válidas en ese momento (¡sic!), Demostró de repente que los métodos estadísticos deben ser más estrictos cuanto más se aleje el evento del punto de partida. Eso se ha descuidado hasta ahora, pero ahora se corrige. Ahora, al principio, no elegimos arbitrariamente la llamada probabilidad de error, como ha sido habitual. Ahora elegimos la probabilidad del enfoque correcto en función de las observaciones y las hipótesis disponibles. La calidad de este método de prueba es, si las circunstancias lo permiten, cien veces mejor y también más segura que la anterior ". (Hollstein 1970,148f).

Aquí podemos observar la forma en que Hollstein cambia el método, que revela aún más, es decir, las expectativas de los colegas que esperan; y esas expectativas no eran puramente académicas, ya que tenía que pedir dinero para su investigación. "Como se me ha pedido una y otra vez que publique mis nuevas fechas, me siento obligado a darlas de manera preliminar y sin pruebas, ya sea en contradicción con la tradición científica ... De este resumen ordenado cronológicamente, no se puede deducir después cuántas pruebas inútiles se ha encontrado la correlación correcta. Y sigue siendo un proceso de búsqueda, que no se ve alterado por el hecho de que usamos computadoras ". (Hollstein 1970,149).

Hollstein informa sobre salvar el período crítico del siglo VIII; simplemente no existen muestras de madera. “En este momento, el Dr. R. Gensen descubrió en el Christenberg cerca de Marburg / Lahn un pozo de la época carolingia, cuyas maderas cuadradas pesadas proporcionaron una secuencia de 339 años. Aunque esta es madera de haya roja, un tipo de madera con tendencia ocasional a la falta de anillos, esta secuencia de Marburg aún coincide en el período decisivo de los siglos VII, VIII y IX ... con las otras secuencias ... Tan temprano medieval las muestras de madera no pueden considerarse como fechadas firmemente ". (Hollstein 1970,150f). En resumen, Hollstein dice que él, estando en problemas, tomó un pedazo de madera depredado por los historiadores para llenar su vacío (ver Fehring arriba). Esto no se puede llamar evidencia arqueológica.
Un buen científico en problemas generalmente envía señales de ayuda, a veces inconscientemente, y también lo hace Hollstein. Después de enumerar las fechas de su anillo de árbol aseguradas por lo que él llama las "fechas año por año documentadas históricamente más antiguas", dice: "Es bueno saber que la cronología del roble de Alemania Occidental durante casi mil años está exactamente bajo control - año tras año año. Volviendo a milenios anteriores, el marco documental que falta debe ser sustituido por una correlación esencialmente más estricta ". (Hollstein 1970,152). Podríamos expresar esta afirmación así:

Es muy difícil señalar los años anteriores al año 1000 DC porque no tenemos fechas respaldadas por documentos escritos.
¿Por qué no citar resultados de pruebas más recientes (después de 1980)? Un dendrocronólogo de Hamburgo respondió a mi solicitud de literatura reciente en diciembre de 1994: hoy las secuencias y las fechas ya no se publican porque existe el peligro de abuso. Los dendrocronólogos aficionados ganaron dinero saliendo con, por ejemplo, maderas de casas para clientes privados con métodos poco confiables. Entonces, los laboratorios en Europa y en todo el mundo intercambian sus fechas sin publicarlas (Niemitz 1995 - en preparación).
Después de una mirada superficial sobre los acertijos y los problemas de investigación, quedan dos grandes preguntas: "¿Cómo fue posible insertar este tiempo fantasma en la historia?" - o preguntado de manera provocativa - "¿Quién (y cuándo y cómo y por qué) falsificó la historia al agregar 300 años?" Y la segunda pregunta: ¿cómo puede ser posible discutir la tesis del tiempo fantasma en la comunidad científica sin ser discriminados como algunos "Von Dániken de la Edad Media". Ambas preguntas están más estrechamente relacionadas de lo que podría suponerse a primera vista.
Se podría tratar de encontrar la respuesta a la primera pregunta al postular una teoría de la conspiración (los masones, la Iglesia católica o una de las órdenes de los monjes católicos, como los benedictinos o los jesuitas, o cualquier otra asociación secreta). Pero esto, supongo, disuadirá a los científicos. Y esta respuesta no solo es demasiado simple, sino que está esencialmente equivocada.
La segunda pregunta, la pregunta de la comunidad científica, podría formularse de esta manera: ¿por qué el científico e investigador "estúpido" no se dio cuenta de esta brecha antes? ¿Por qué un extraño tuvo que venir y hacer esta pregunta y comenzar a encontrar la solución? La segunda pregunta desencadena implícitamente la amenaza de cambiar los paradigmas, lo que implica una amenaza a la confianza en el trabajo de todos los científicos que trabajan en la investigación histórica. Thomas S. Kuhn analiza esta situación con respecto a la ciencia en su libro "La estructura de las revoluciones científicas". Pero en nuestro caso aparece algo nuevo: para el período histórico y especialmente para la Edad Media, ningún paradigma ha sido desafiado. Esto puede sonar patético o megalomaníaco; y las acusaciones de este tipo vendrán de especialistas, que deben considerar enormes cambios y nuevas estructuras en su campo. Sin embargo, esta pregunta solo puede encontrar una respuesta a través de discusiones dentro de los círculos académicos si se va a responder.
Veamos algunas de las preguntas en detalle. Primera pregunta: ¿Por qué suponemos que se han falsificado tres siglos en la historia medieval? Nuestro descubrimiento comenzó cuando descubrimos accidentalmente el problema de los documentos falsificados en la Edad Media. Por cierto, el alemán "Monumenta Germaniae Histórica" ??acababa de publicar los documentos de su conferencia "Falschungen im Mittelalter" (München, del 16 al 19 de septiembre de 1986) (Niemitz 1991).

Por lo tanto, fue fácil estudiar los últimos resultados de esta investigación en particular. Puede encontrar falsificaciones medievales en todo tipo de documentos. El medievalista se enfrenta a un "anfitrión peligroso y confuso" (Fuhrmann 1988,5) de documentos falsos y esta fue la razón para organizar la conferencia. El secretario de educación y cultura del estado bávaro, Hans Maier, resumió el problema, y ??nadie vino a contradecirlo: "Las falsificaciones en la Edad Media" no son realmente un tema menor para los medievales. En esta conferencia tratamos el problema central de la investigación histórico-científica, el "discrimen veri ac falsi", es decir, la cuestión de la autenticidad de los documentos y aún más: el concepto de verdad en un período importante de la historia de la humanidad ". (Maier 1988,63).

La pregunta importante del medievalista es: ¿Cómo se hizo la historia? Porque él sabe cómo se puede hacer una historia falsa. Nos impresionó mucho una de las conferencias, una conferencia sobre la gran cantidad de falsificaciones y documentos sospechosos. Fue al final de la conferencia cuando Horst Fuhrmann, presidente de la Monumenta Germaniae Histórica, enfatizó una peculiaridad especial de algunos de los documentos falsos importantes. Él demostró que las falsificaciones importantes de la Iglesia Católica Romana tienen un carácter anticipador (Fuhrmann 1988,89). Estos documentos tuvieron que esperar su gran momento por venir. "Siglos después de haberse producido, estas falsificaciones se integraron en el marco del mundo clerical y laical". (Fuhrmann 1988,90). La opinión de Fuhrmann era que, en primer lugar, el entorno ("Umfeld") debe existir antes de que una falsificación pueda ser efectiva.
“Es ingenuo positivismo argumentar que falsificaciones como las representadas aquí podrían haber cambiado el mundo. Una afirmación como esta confunde causa y efecto: más bien un mundo correspondientemente cambiado había aceptado las falsificaciones. O en otras palabras: el centralismo papal en evolución no necesitaba las falsificaciones; pero las falsificaciones necesitaban la evolución del centralismo papal para tener éxito ". (Fuhrmann 1988,91).
Pero, ¿por qué la iglesia falsificó documentos cuando eran innecesarios? Sin embargo, esto no fue lo que despertó nuestro asombro, aunque esta declaración, incluso nacida de la necesidad de resolver un enigma, es una explicación ridícula. Nos mostraron falsificaciones de siglos anteriores. Adivinamos distorsiones cronológicas. Por lo tanto, inspeccionamos el cálculo del calendario mencionado anteriormente con el resultado de un error de tiempo de tres siglos.
Luego buscamos "brechas" en informes y publicaciones especiales, también para períodos de estancamiento o eventos extraños repetidos de manera similar después de aproximadamente 300 años. Solo me refiero a algunos de una gran cantidad de acertijos: una brecha en la historia de la construcción en Constantinopla (558 DC - 908 DC); una brecha en la doctrina de la fe, especialmente la brecha en la evolución de la teoría y el significado del purgatorio (600 DC hasta aproximadamente 1100, Le Goff 1990); una introducción renuente de 300 años de técnicas agrícolas (sistema de tres acres, caballo con cummet) y técnicas de guerra (estribo) (White 1968,66); una brecha en el arte del mosaico (565 DC - 1018 DC); un comienzo repetido de la ortografía alemana, etc., etc. (Illig 1991; Niemitz 1991; Zeller 1991). Los enigmas de la historiografía abrieron el camino, señalando una y otra vez la "brecha" que pronto llamamos "tiempo fantasma".
Pero, ¿quién podría haber tenido interés en falsificar tantos documentos? ¿Y por qué los "falsificadores" necesitaban un tiempo fantasma de 300 años?

Desarrollamos dos hipótesis que básicamente no se contradicen.

Hipótesis Uno: Otto III no vivió accidentalmente alrededor del año 1000 DC; él mismo había definido esta fecha! Quería reinar en este año, porque esto se adaptaba a su comprensión del milenarismo cristiano. Definió esta fecha con la ayuda de su famoso y versado amigo Gerbert de Aurillac, más tarde Papa Sylvester II. En realidad vivieron aproximadamente setecientos años después del nacimiento de Jesucristo, pero nunca hasta entonces se habían contado los años "después de Cristo". Quizás sin darse cuenta de su error y sin tener la intención de falsificarlo, definieron un año especial como "1000 AD" (Illig 1991). En consecuencia, los cronistas tuvieron que inventar 300 años de historia. Para llenar los períodos vacíos, ¡qué gran ocasión para dinastías y reyes! Puede diseñar el futuro planificado como una construcción del pasado, y esto aparentemente sucedió: Otto III interpretó a Carlomagno como el héroe modelo que él mismo quería ser. Supuestamente, esbozó la historia de Carlomagno solo un poco, o ni siquiera fue él, sino las generaciones posteriores a él, que delinearon una imagen completa de la vida. Especialmente el clero esperaba obtener ventaja en su confrontación con el emperador, que había comenzado en el siglo XI.

Hipótesis dos: Constantino YII de Bizancio (905 - 959 DC) organizó una reescritura completa de toda la historia bizantina. El famoso bizantinista alemán Peter Schreiner ha demostrado cómo la historiografía oficial interpreta este proceso: comenzando en el año 835 d. C., los monjes reescribieron pieza por pieza todos los textos que habían sido escritos en griego maiuscula, en la nueva forma de escritura llamada minúscula. Schreiner postula que cada texto se produjo solo una vez. Luego se destruyeron los originales (Schreiner 1991,13). Esto significa que todos los textos existentes de la nación de la cultura líder en ese momento se habían cambiado o reescrito completamente en un nuevo guión en la vida de dos generaciones, o incluso más rápido, y se han inventado bien, supongamos (Illig 1992).

No es importante explicar la motivación del emperador Constantino VII. Solo quiero demostrar que ha sucedido una acción de reescribir y fingir como esta. Si pudiera suceder en Bizancio, también podría haber sucedido en cualquier otro lugar. Además, Theophanu, madre de Otto III, vino de Bizancio y era sobrina del emperador Tzismiskes (emperador desde 969 DC hasta 976 DC), descendiente de la misma dinastía que Constantino VII. En cuanto a la pregunta de quién fingió y por qué, podría haber muchas especulaciones. Parece que en esta pregunta hay sorpresas por delante que podrían crear problemas para muchas instituciones académicas, así como para otros grupos sociales.
Segunda pregunta: ¿Cómo es posible hacer un trabajo de investigación de este tipo dentro de la comunidad científica? Tal vez sea necesario investigar fuera de la comunidad científica, porque exigiría un gran cambio de paradigmas, lo que significa el fin de la certeza con respecto a la cronología. Por lo general, un programa de investigación se basa en problemas de investigación dados, que el público en general define. ¿Qué sucederá cuando el nuevo programa de investigación con respecto a su tesis o enfoque esté demasiado lejos del interés público general o demasiado lejos de la sociedad académica? (¿Quién dará apoyo financiero?) Entonces no tenemos la capacidad de unirnos a la "ciencia normal". Soy consciente de estar sobre los hombros de nuestros predecesores y de que trabajamos utilizando sus resultados, solo puedo enfatizar una y otra vez mi respeto por los arqueólogos y otros científicos que pueden descubrir artefactos y construir teorías sobre ellos.
Me gustaría repetir que nuestro método consiste en cuestionar problemas específicos de investigación de arqueología e historiografía. Debo enfatizar que la tesis de los años fantasmas es una propuesta para resolver esos problemas. Funciona sorprendentemente bien y produce resultados sorprendentes. Parece que los científicos de hoy no ven el patrón común en todos los problemas, que aparecen repetidamente, porque existe una prohibición no expresada e inconsciente de cuestionar la cronología como si fuera impecable. Por lo tanto, mi solicitud es: ¿dónde y cómo podría unirse nuestro trabajo de investigación? ¿Qué podríamos hacer juntos? Hasta hoy nuestro trabajo de investigación se realizó marginalmente, pero a partir de ahora entra en una etapa importante. El proyecto se ha vuelto tan grande que algunas personas con pocos recursos no pueden resolverlo. El apoyo de las instituciones oficiales se ha vuelto necesario para que podamos continuar nuestro trabajo al borde de la especialidad ("im Rand des Faches") como sugiere Krohn y Klippers; artículos en su libro "La autoorganización de la ciencia (-sociedad)": "Es solo a través de actividades al margen de las instituciones científicas que los extraños pueden amplificar las perturbaciones, de modo que aparecerán inestabilidades, que al final reestructurarán la investigación existente . " (Krohn, Kiippers 1989,95).

Si algunos colegas nos acusan de comportamiento poco realista o incluso fantástico, deseo expresar que no podría ser un pecado mortal en el negocio de la ciencia cuestionar paradigmas y matar vacas santas. En caso de que nos veamos obligados a recurrir al público en general para recaudar fondos, esta estrategia también funcionará. Pero: "Una de las reglas más fuertes pero no escritas de la vida científica es la prohibición de apelar a los estadistas o al público en general en asuntos de ciencia" (Kuhn 1970). Kuhn supone: "Como la unidad del desempeño científico es un problema resuelto y como el grupo sabe bien qué problemas ya están resueltos, solo unos pocos científicos estarían dispuestos a adoptar un punto de vista que reabra la investigación sobre muchos problemas ya resueltos". (Kuhn 1970).

Nuestra tesis produce nuevos problemas y preguntas, especialmente las aparentemente resueltas. Pero promete resolver más problemas que nunca en la historiografía de principios de la Edad Media.

¿Qué puedo pedir al historiador, al arqueólogo de la Edad Media, al filólogo y al filósofo? ¿Qué haría en su lugar? Importante es la necesidad de discusión y patrocinio. Existen dos actitudes hacia la investigación: una de ellas es el enfoque profesional directo (historia, arqueología y filología); el otro está discutiendo la teoría del conocimiento y la ciencia. Obviamente nuestro proyecto es uno de investigación interdisciplinaria. Solo de esta manera podemos producir el cambio esperado de paradigmas con la distancia emocional necesaria.

Referencias

La siguiente literatura es solo una fracción de lo que debería haber sido nombrado. Varios ensayos de Illig, Müller, Niemitz, Zeller y Topper directamente relacionados con la hipótesis del tiempo fantasma se enumeran por separado más adelante.

Adam, Ernst: Epochen der Architektur. Vorromanik und Romanik. Frankfurt/Main 1968 Cahen, Claude: Der Islam I, Fischer Weltgeschichte Band 14. Frankfurt/Main 1968 Clot, André: Harun al-Raschid. dtv 11312, München 1990
Fehring, Günter P.: Einführung in die Archaologie des Mittelalters. Wissenschaftliche Buchgesellschaft Darmstadt, 1992
Fuhrmann, Horst: Von der Wahrheit der Falscher. In: Monumenta Germaniae Histórica, Band 33, Fálschungen im Mittelalter, Intemationaler KongreB der Monumenta Germaniae Histórica, München 16.-19. September 1986, Teil 1:83-98
Haamagel, Werner: Die einheimische friihgeschichtliche und mittelalterliche Keramik aus den Wurten „Hessens“ und „Emden“ und ihre zeitliche Gliederung. In: Praehistorische Zeitschrift 37(1959): 14-56
Hodges, Richard: Dark Ages Economics, The origins of town and trade A.D. 600-1000, Duckworth, London 1982
Hodges, Richard; Hobley, Brian: The rebirth of towns in the west AD 700-1050. CBA Research Report No.68, Alden Press Ltd, Oxford 1988 (Tagungsbericht von 1986)
Hollstein, E.: Dendrochronologische Untersuchungen an Holzern des friihen Mittelalters. In: Acta Praehistorica 1(1970): 147-156
Hollstein, E.: Mitteleuropaische Eichenchronologie. 1980
Hubert, Jean; Porcher, Jean; Volbach, W. Fritz: Die Kunst der Karolinger. Von Karl dem GroBen bis zum Ausgang des 9. Jahrhunderts. München 1969
Illig, Heribert: Hat Karl der GroBe je gelebt? Bauten, Funde und Schriften im Widerstreit. Mantis Verlag, Grafelfing 1994
Karayannopulos, Johannes: Die Entstehung der byzantinischen Themenordnung. Beck, München 1959
Keller, Cornelius: Zeiger der Zeit, Neue Datierungsmethoden korrigieren die Geschichte. In: Bild der Wissenschaft 1/1992:16-20
Kuhn, Thomas S.: The Structure of Scientific Revolutions. University of Chicago Press, 1970
Krohn, Wolfgang; Küppers, Günter: Die Selbstorganisation der Wissenschaft. stw 776, Franfurt/Main 1989
Le Goff, Jaques: Die Geburt des Fegefeuers. dtv, München 1990
Lilie, Ralf Johannes: Die byzantinische Reaktion auf die Ausbreitung der Araber, Studien zur Strukturwandlung des byzantinischen Staates im 7. und 8. Jahrhundert. In der Reihe Miscellanea Byzantina Monacensia, Heft 22. München 1976
Lindenschmit, Handbuch der deutschen Alterthumskunde. Erster Teil: Die Alterthümer der merowingischen Zeit. 1880-1889
Lüling, Günter: Über den Ur-Qur’an. Ansatze zur Rekonstruktion vorislamischer christlicher Strophenlieder im Qur’an. Erlangen 1974
Lüling, Günter: Die Wiederentdeckung des Propheten Muhammad. Eine Kritik am „christlichen“ Abendland. Erlangen 1981
Roth, Cecil; Levine, I.H. (eds.): The Dark Ages. Jews in Christian Europe 711-1096. Volume 11 of the World History of the Jewish People, London 1966
Schmidt, Burghardt: Zur absoluten Datierung bronzezeitlicher Eichenholzfunde. Archaologisches Korrespondenzblatt 14(1984):233-237
Schreiner, Peter: Die byzantinische Geisteswelt vom 9. bis zum 11. Jahrhundert. In: Anton von Euw; Peter Schreiner (Hgrs.): Kaiserin Theophanu. Begegnung des Ostens und Westens um die Wende des ersten Jahrtausends. Gedenkschrift des Kolner Schnütgen- Museums zum 1000. Todesjahr der Kaiserin. Band II; Koln 1991
Stamm, Otto: Spatromische und friihmittelalterliche Keramik der Altstadt Frankfurt am Main (Schriften des Frankfurter Museums für Vor- und Friihgeschichte). Frankfurt/Main 1962
Vychitil, Peter: Keramik des 8. bis 13. Jahrhunderts aus Siedlungen am Maindreieck. Beitráge zur Anwendung quantitativer Methoden. Habelt, Bonn 1991
White jr., Lynn: Die mittelalterliche Technik und der Wandel der Gesellschaft. München 1968
Willkomm, Horst: Kalibrierung von Radiokarbondaten. In: Acta Praehistorica 20(1988): 173- 181

Los siguientes documentos directamente relacionados con la hipótesis del tiempo fantasma aparecieron en

Vorzeit-Frühzeit-Gegenwart – Interdisziplinäres Bulletin, since 1995: Zeitensprünge
Mantis Verlag, Heribert Illig
Lenbachstraße 2a
D-82166 Gräfelfing
Germany
Phone: +49 89 878806
Email: mantisillig@gmx.de
URL: http://www.home.ivm.de/~Guenter/

[“1/91” means: “Issue 1 of year 1991”. The papers are between five and 23 pages long.]
Illig, Heribert (1/91): Die christliche Zeitrechnung ist zu lang Niemitz, Hans-Ulrich (1/91): Falschungen im Mittelalter
Illig, Heribert; Niemitz, Hans-Ulrich (1/91): Hat das dunkle Mittelalter nie existiert?
Illig, Heribert (2/91): Augustus auf dem Priifstand
Zeller, Manfred (3—4/91): Deutsche Literatur im Mittelalter
Illig, Heribert (3—4/91): Vater einen neuen Zeitrechnung: Otto III. und Silvester II.
Illig, Heribert (3—4/91): Dendrochronologische Zirkelschlüsse
Illig, Heribert (5/91): Jüdische Chronologie. Dunkelzonen, Diskontinuitaten, Entstehungsgeschi chte
Illig, Heribert (2/92): Wann lebte Mohammed?
Illig, Heribert (2/92): Der Kruzifixus. Sein „doppelter“ Ursprung im 6. und 10. Jahrhundert
Niemitz, Hans-Ulrich (3/92): Archaologie und Kontinuitat. Gab es Stádte zwischen Spatantike und Mittelalter?
Illig, Heribert (4—5/92): 614/922 - der direkte Übergang vom 7. ins 10. Jahrhundert
Müller, Angelika (4—5/92): Karl der GroBe und Harun al-Raschid. Kulturaustausch zwischen zwei groBen Herrschern?
Illig, Heribert (4—5/92): Alies Null und richtig. Zum Verhaltnis von arabischer und europaischer Kultur
Illig, Heribert (4—5/92): Vom Erzfálscher Konstantin VII. Eine „beglaubigte“
Falschungsaktion und ihre Folgen
Zeller, Manfred (1/93): Die Steppenvolker Siidost-Europas in der Spátantike und im Friihmittelalter
Illig, Heribert (2/93): Das Ende des HI. Benedikt? Der andere ,Vater des Abendlandes‘ wird auch fiktiv
Illig, Heribert (2/93): Langobardische Notizen I. Urkunden, Stuckfiguren und kaiserlose Stádte
Illig, Heribert (2/93): St. Denis und Suger - zum zweiten. Wie ein Karolingerbau verschwindet und Frankreich entsteht
Marx, Christoph (3—4/93): Datieren vor der Gregorianischen Kalenderreform Illig, Heribert (3—4/93): Kalender und Astronomie Zeller, Manfred (3-4/93): Das Kalifat der Omaijaden Zeller, Manfred (3—4/93): Der Iran in friihislamischer Zeit
Niemitz, Hans-Ulrich (3—4/93): Eine friihmittelalterliche Phantomzeit - nachgewiesen in Frankfurter Stratigraphien
Topper, Uwe (1/94): Die Siebenschláfer von Ephesos. Eine Legende und ihre Auswirkungen Niemitz, Hans-Ulrich (1/94): Byzantinistik und Phantomzeit
Illig, Heribert (2/94): Doppelter Gregor - fiktiver Benedikt. Pseudo-Papst erfindet Fegefeuer und einen Vater des Abendlandes
Niemitz, Hans-Ulrich (2/94): Die Dauerkrise friihmittelalterlicher Keramikforschung
Topper, Uwe (3/94): Zur Chronologie der islamischen Randgebiete. Drei Betrachtungen
Zeller, Manfred (3/93): Zentralasien im friihen Mittelalter. Auswirkungen der Rekonstruktion bis nach China
Topper, Ilya Ullrich (4/1994): 300 Jahre Phantomzeit? Kritische Anmerkungen
Niemitz, Hans-Ulrich (3/95): Die “magic dates” und “secret procedures” der Dendrochronologie
Illig, Heribert (1/96): Streit urns zu lange Friihmittelalter. Mediávisten stolpern iiber hohe Anspriiche und leere Zeiten
Topper, Uwe (2/96): Wer hat eigentlich die Germanen erfunden?
Zeller, Manfred (2/96): Die Landnahme der Ungarn in Pannonien. 895 findet dasselbe statt wie 598
Illig, Heribert (3/96): Roms ,friihmittelalterliche4 Kirchen und Mosaike. Eine Verschiebung und ihre Begriindung
Marx, Christoph (3/96): Der (bislang) letzte „GroBe Ruck“ 1348. Die Schwelle vom Mittelalter zur Neuzeit
Blóss, Christian; Niemitz, Hans-Ulrich (3/96): Der Selbstbetrug von C14-Methode und Dendrochronologie
Topper, Uwe (4/96): Hinweise zur Neuordnung der Chronologie Indiens Illig, Heribert (4/96): Flechtwerk und Ketzertum. Langobardische Notizen II Zeller, Manfred (4/96): Die Nordwestslawen im Friihmittelalter
Müller, Angelika (4/96): Die Geburt der Palaographie
Illig, Heribert (4/96): Wie das letzte Aufgebot. Historiker bringen kein stichhaltiges Argument gegen die Phantomzeit
Illig, Heribert (1/97): Ein Schwelbrand breitet sich aus. Zur Fortführung der Mittelalterdebatte
Illig, Heribert (1/97): Zur Abgrenzung der Phantomzeit. Eine Architekturübersicht von Istanbul bis Wieselburg
Illig, Heribert (2/97): ,Karolingische‘ Torhallen und das Christentum. Rings um Lorsch und Frauenchiemsee

Libros recientes sobre la hipótesis del tiempo fantasma:

Bloss, Christian; Niemitz, Hans-Ulrich: C14-Crash - Das Ende der Illusion, mit Radiocarbonmethode und Dendrochronologie datieren zu kónnen. Mantis, Grafelfingl997, ISBN 3-928852-15-9
Illig, Heribert: Das erfundene Mittelalter - Die gróBte Zeitfálschung der Geschichte. Econ, München 1998, ISBN 3-612-26492-3
Illig, Heribert: Wer hat an der Uhr gedreht? Wie 300 Jahre Geschichte erfunden wurden. Econ, München 1999, ISBN 3-612-26561-X
Topper, Uwe: Erfundene Geschichte - Unsere Zeitrechnung ist falsch. Herbig, München 1999, ISBN 3776620854



 
 
2005-2020   ©opyleft   -   www.absolum.org   -   absolum.org[en]gmail.comSOBRE ESTA WEB