absolum - espacio de conocimiento para compartir
Arte Salud
Ecología Mística
Ciencia Antropología, historia...
Proyectos Otros temas

CIENCIA > EL SOL ESTÁ EMITIENDO UNA PARTÍCULA MISTERIOSA

ADN y las palabras
  ADN y la emociones  
  Agua, un líquido singular  
  Asperatus, la nueva nube  
  Ayham Doyuk  
  Biología numérica  
  Biología de la creencia  
  Cambio tecnológico  
  Campo akásico  
  Campo mórfico  
  Carbón y el Diluvio  
  Carta científico libre  
  Células y biofotones  
  Cimática  
  Creación humana  
  Darwin, las ideas...  
  Darwinismo y sociedad  
  Eclipse y sus efectos  
  Efecto Casimir  
  Elementos monoatómicos  
  Energía Libre  
  Energía Motriz y Neumát.  
  Energía Punto Cero  
  Engaño del evolucionismo  
  Espiral  
  Explosiones solares  
  Física del aplauso  
  Física Hiperdimensional  
  Física Hiperdimensional 2  
  Fotosíntesis cuántica  
  Fotosíntesis Humana  
  Genoma Humano  
  Giga Selenita  
  Giordano Bruno  
  Gran Colisionador de...  
  Gran Colisionador 2  
  Grieta campo magnético  
  Halos Polonio  
  Hexágono Saturno.  
  Hipótesis Némesis  
  Matemáticas extrañas  
  Matemáticas vorticiales  
  Materia Oscura  
  Máxima actividad solar  
  Nube interestelar  
  Octava cósmica  
  Orgón  
  Origen lenguaje  
  Origen petróleo  
  Panespermia  
  Péndulo de Foucault  
  Pensamiento Holográfico  
  Percepción extrasensorial  
  Principio Antrópico  
  Principio Antrópico 2  
  Proporciones Universo  
  Qué sabemos?  
  Rayos Gamma y la vida  
  Razón Áurea  
  Realidad  
  Ritmos circadianos  
  Sincronicidad  
  Supernova  
  Tecnorealismo  
  Teoría Sintérgica  
  Teoría Sintérgica 2  
  TOE de Garrett Lisi  
  TOE de Garrett Lisi 2  
  Tierra y Polos  
  Ojo de Venus  
  Universo Eléctrico  
  Virus en la evolución  
Vivimos en un holograma

Laberintos

Herejías y herejes de nuestro tiempo



 

¿Está el Sol emitiendo una Partícula Misteriosa?
[o cómo el c14 podría no funcionar]

por Ian O'Neill
25 Agosto 2010
del Sitio Web NewsDiscovery y de Biblioteca Pleyades

Cuando sondeamos lo más profundo del cosmos o magnificamos nuestra comprensión del mundo cuántico, se presentan toda una serie de misterios.

Esto es de esperarse al empujar nuestro conocimiento del Universo hasta el límite..
Pero ¿qué pasa si una conocida - y aparentemente constante - característica de la materia comienza a comportarse misteriosamente? Esto es exactamente lo que ha sido observado en los últimos años, la velocidad de desintegración de elementos radiactivos está cambiando. Esto es especialmente misterioso, ya que estamos hablando de elementos con tasas "constantes" descomposición - estos valores no están supuestos a cambiar.

Los libros de texto nos enseñan esto desde una edad temprana.

Esta es la conclusión a la que han llegado los investigadores de Stanford y la Universidad de Purdue, pero la única explicación que tengo es aún más rara que el mismo fenómeno:

El sol pudiera estar emitiendo una partícula desconocida que se está entrometiendo con las tasas de descomposición de la materia.

O, al menos, estamos viendo una nueva física.

Muchos campos de la ciencia dependen de la medición tasas constantes de descomposición. Por ejemplo, para fechar con precisión artefactos u objetos antiguos, los arqueólogos miden la cantidad de carbono-14 encontrada dentro de las muestras orgánicas en los sitios de excavación. Se trata de una técnica conocida como la datación por carbono. El carbono-14 tiene una muy definida vida media de 5.730 años, es decir que se necesitan 5,730 años para la mitad de una muestra de carbono-14 radiactivo a decaer en estable nitrógeno-14.

A través del análisis espectroscópico de la antigua muestra orgánica, averiguando cuál proporción del carbono-14 se mantiene, podemos calcular con exactitud cuántos años tiene.

Pero como se puede ver, la datación por carbono hace que un enorme supuesto:

las tasas de desintegración radiactiva se mantienen constantes y siempre han sido una constante.

Si este nuevo hallazgo se demuestra ser correcto, incluso si el impacto es pequeño, lanzará la comunidad científica hacia un giro. Curiosamente, los investigadores en Purdue notaron por primera vez algo raro cuando estaban utilizando muestras radiactivas para generar números aleatorios. Cada evento de descomposición se producía al azar (de ahí el ruido blanco que se escuchaba de un contador Geiger), por lo que las muestras radiactivas proporcionan un generador no-polarizado de números aleatorios. Sin embargo, al comparar sus mediciones con el trabajo de otros científicos, los valores de las tasas de descomposición publicados no eran los mismos. De hecho, después de nuevas investigaciones descubrieron que no sólo no eran constantes, pero que variaban con las estaciones. Las tasas de descomposición disminuían ligeramente durante el verano y aumentaban durante el invierno. El error experimental y las condiciones ambientales han sido descartadas - las tasas de descomposición están cambiando a través de todo el año en un patrón predecible. Y pareciera haber una sola respuesta.

A medida que la Tierra está más cerca del sol durante los meses de invierno en el hemisferio norte (la órbita de nuestro planeta es un poco excéntrica, o alargada), ¿podría el sol estar influyendo en las tasas de descomposición?

En otro momento de extrañeza, el ingeniero nuclear Jere Jenkins de Purdue observó una inexplicable caída en la tasa de descomposición del manganeso-54 cuando estaba ensayándolo una noche en 2006. Sucedió, pues, que esta caída se produjo poco más de un día antes de que un gran brote erupcionara en el sol.

¿El sol de alguna manera se había comunicado con la muestra del manganeso-54? Si lo hizo, algo del sol habría tenido que viajar a través de la Tierra (ya que la muestra estaba en el lado lejano de nuestro planeta desde el sol a esa hora) sin obstáculos.

El vínculo sol se hizo aún más fuerte cuando Peter Sturrock, profesor emérito de física aplicada de Stanford, sugirió que los científicos de Purdue buscaran otros patrones recurrentes en las tasas de descomposición. Como experto del funcionamiento interno del sol, Sturrock tenía la corazonada de que los neutrinos solares podrían sostener la clave de este misterio.

Efectivamente, los investigadores notaron que las tasas de descomposición variaban repetidamente cada 33 días - un período de tiempo que coincide con el período de rotación del núcleo del sol. El núcleo solar es la fuente de los neutrinos solares. Todo esto puede sonar algo circunstancial, pero estas hebras de evidencia parecen conducir a una fuente común de variación de tasa de desintegración radiactiva.

Pero hay un gran problema con la especulación de que los neutrinos solares podrían afectar las tasas de descomposición en la Tierra:

Se supone que los neutrinos no funcionan así.

Los neutrinos, nacidos de los procesos nucleares en el núcleo del sol, son partículas fantasmales. Pueden, literalmente, pasar a través de la Tierra sin obstáculos, ya que interactúan tan débilmente. ¿Cómo podría un peso welter cuántico tener un impacto mensurable en las muestras radiactivas en el laboratorio?

En resumen, nadie lo sabe.

Si los neutrinos son los culpables, significa que estamos cayendo en un corto entendimiento de la verdadera naturaleza de estas partículas subatómicas. Pero si (y esto es un gran si) los neutrinos no tienen la culpa, ¿está el sol generando una partícula a-ser-aún-descubierta?

Si cualquiera de estos casos fuera cierto, tendremos que volver atrás y re-escribir los libros de texto.





 

 
 
2005-2016   ©opyleft   -   www.absolum.org   -   absolum.org[en]gmail.comSOBRE ESTA WEB