absolum - espacio de conocimiento para compartir
Arte Salud
Ecología Mística
Ciencia Antropología, historia...
Otros temas

ECOLOGÍA > TEORÍA DE LA BOMBA BIÓTICA

Agricultura natural
  AlGore sentenciado  
  Arado de oro  
  Biocentrismo  
  Biosensibilidad Ambiental  
  Biopirarería  
  Boomerang Monsanto  
  Cabaña lavvo  
  Cambio ahora  
  Carta desde el futuro  
  Carta de Seattle  
  Chakras de la Tierra  
  Conferencia Mollison  
  La cuestión de género  
  Decrecimiento  
  Desaparecen abejas  
  Domos  
  Ecoaldeas urb y rur  
  Ecosofía  
  Ecohabitat  
  Energías engañosas  
  Enfriamiento global  
  Enlaces  
  Espíritu de la Tierra  
  Ensayos trangénicos 2010  
  Fukuoka  
  Filro de agua de banana  
  Geobiología  
  Geografía Sagrada  
  Geoingeniería  
  El hombre que plantó...  
  Lámparas bajo consumo  
  Lavvo  
  Los idealistas nosotros  
  El insecto asesino  
  Insectos y radiaciones  
  Maíz transgénico  
  Miedo al Clima  
  Monsanto no funciona  
  Movimiento Ambientalista  
  Okupación Rural  
  Presunto Calentamiento  
  Rayos cósmicos y clima  
  Resonancia Schumann  
  Ruido submarino  
  Sarayaku  
  Sexta extinción  
  Simplemente agua  
  Superadobe  
  Sustancias peligrosas  
  La sexta extinción  
  Tecnología EM  
  Teoría Gaia  
Viktor Schauberger

Laberintos

Herejías y herejes de nuestro tiempo


Artículo original:

bioticregulation.ru

 


La Teoría de la Bomba Biótica

por Anastassia Makarieva y Víctor Gorshkov

del Instituto de Física Nuclear de San Petersburgo
bioticregulation.ru



La teoría de la bomba biótica (BPT por sus siglas del inglés: Biotic Pump Theory) surge dentro del concepto de regulación biótica del medio ambiente. Según esta idea, el entorno adecuado para la vida es mantenerse en este estado por los organismos vivos de la biota natural intacta (es decir, la totalidad de los organismos biológicos) de la Tierra. La información necesaria para la regulación biótica está escrita en los programas genéticos de las especies biológicas de la biota de la Tierra. Para el funcionamiento estable de la bomba biótica del complejo ecosistema en su totalidad, es necesario que incluya a los árboles, hierbas y maleza, bacterias, hongos y todos los animales que interactúan entre sí.

La regulación biótica del medio ambiente es un concepto científico interdisciplinario. Durante los muchos años de su desarrollo, se han obtenido varios resultados que consideramos importantes. Estas son, por ejemplo, la demostración de la inestabilidad física del clima terrestre que, sin un impacto biótico estabilizador, se degradaría espontáneamente al estado de los océanos [enlace] hirviendo o congelados, o nuestros estudios ecológicos demuestran, entre otras cosas, El derecho humano genéticamente codificado para un gran territorio individual del orden de varios kilómetros cuadrados por persona [enlace] . Sin embargo, en la actualidad estos resultados parecen demasiado globales para la persona laica como para justificar un llamado a acciones inmediatas, o exigen una comprensión de algunas realidades científicas relativamente complejas para su evaluación. Sin embargo, recientemente, en la interfaz de los bloques ecológicos y climáticos del concepto, creemos haber obtenido algunos resultados científicos que pueden considerarse únicos a este respecto.

La conclusión principal es clara y transparente:

Si cortas tu bosque, los vientos no soplarán del océano y no te traerán lluvia.

Una vez verificados científicamente y ampliamente discutidos y difundidos, estos hallazgos tienen el potencial de atraer a la mayoría de las personas de la Tierra, porque el problema del agua es una preocupación de todos.

Debido a su alto índice de área foliar, los bosques naturales mantienen altos flujos de transpiración (flecha azul oscura gruesa), que exceden los flujos de evaporación sobre el océano (flecha azul oscura delgada). La humedad evaporada sufre condesación y desaparece de la fase gaseosa. El aire en la columna atmosférica sobre el bosque se enrarece. En el resultado, aparece un movimiento de aire ascendente sobre el dosel del bosque, que, a su vez, "absorbe" el aire húmedo del océano (flecha azul claro). Luego regresa al océano en la atmósfera superior (flecha punteada) después de la precipitación de humedad sobre el continente.

Si bien en la consideración tradicional del ciclo del agua en la tierra se supone que el flujo entrante de humedad atmosférica del océano es un parámetro puramente geofísico, es decir, una restricción abiótica en el funcionamiento del ecosistema, hemos demostrado que en realidad este flujo está completamente determinado por las propiedades de la cubierta de vegetación terrestre, en particular, por el flujo de evaporación desde su superficie. Cuanto mayor es este flujo, más fuertes son los vientos del océano que traen humedad a la tierra. En la medida en que la evaporación es más alta por encima de las copas de los bosques naturales, las grandes áreas continentales cubiertas de bosques disfrutan de los mayores flujos de humedad atmosférica. Cuando se destruyen los bosques, estos flujos gradualmente se debilitan y cesan por completo en los desiertos, ya que estos están completamente privados de la cubierta vegetal. El problema del huevo o la gallina de si los bosques crecen donde está húmedo o si está húmedo donde crecen los bosques, se resuelve inequívocamente a favor de la prioridad de los bosques.

Además de demostrar el papel decisivo de la cubierta vegetal en la sostenibilidad del ciclo del agua, el enfoque físico desarrollado promete nuevas ideas sobre problemas tales como la formación de huracanes y la circulación atmosférica global . No es el gradiente de temperatura horizontal, pero el gradiente horizontal del flujo de evaporación parece ser la principal fuerza impulsora de los flujos dinámicos de aire observados.

 

 

 
 
2005-2019   ©opyleft   -   www.absolum.org   -   absolum.org[en]gmail.comSOBRE ESTA WEB