absolum - espacio de conocimiento para compartir
Arte Salud
Ecología Mística
Ciencia Antropología, historia...
Proyectos Otros temas

OTROS TEMAS > EL PANCHEN LAMA

Antropología, Historia...
  Arte  
  Ciencia  
  Ecología  
  Salud  
  Mística  
  Otros temas  
Proyectos

Laberintos

Herejías y herejes de nuestro tiempo


 


Texto original:
Casa del Tibet en México

El Panchen Lama

lunes, 22 de agosto de 2005
Vida contemplativa, Vida Activa

El Panchen Lama contaba con tan solo 6 años cuando conjuntamente con sus padres fue violentamente secuestrados de su hogar natal en el Tibet, por orden del gobierno central de la República Popular China. El Panchen Rinpoche es hoy el prisionero político más joven del mundo y cumple en este mes, 9 años de encontrarse desaparecido bajo arresto domiciliario en algún lugar de China.

Tras más de una década de ser reconocido por el Dalai Lama como la 11ª encarnación del Panchen Rinpoche, segundo lama en importancia en la jerarquía político – espiritual del Tibet, el destino y paradero del pequeño Guendun Chokyi Nyima siguen siendo un misterio. A la fecha, el pequeño debería de encontrarse residiendo en su casa ancestral, el monasterio de Tashi Lhunpo (la montaña auspiciosa) en la ciudad de Shigatse, Tibet Central. No obstante, en esta ciudad, como en el resto del Tibet, incluso su imagen se encuentra prohibida y los oficiales chinos niegan categóricamente su autoridad.

El inicio del conflicto se gestó en mayo de 1995 cuando en un sorpresivo anuncio, el Dalai Lama desde su residencia en el exilio en Dharamsala, India, declaró haber encontrado a la encarnación de su maestro el 10º Panchen Lama (mentor de gran erudición) quien había muerto bajo sospecha de asesinato en Tibet Central después de haber dado un controvertido fuerte discurso de denuncia a las políticas de ocupación chinas del “techo del mundo”.

El gobierno chino, temeroso de perder el férreo control que hoy tiene sobre el pueblo tibetano y sus instituciones religiosas, de inmediato llevó a Guendun a un lugar secreto. A 10 años de su secuestro, el pequeño Panchen Lama no ha reaparecido a la luz pública, sin importar las miríadas de peticiones internacionales y solicitudes de altos funcionarios gubernamentales y de las Naciones Unidas, bajo el pretexto oficial de que tanto él como su familia “no desean ser perturbados por la prensa extranjera”.

Durante este mismo tiempo, el gobierno de Beijing ha estado preparando a su propio candidato rival para Panchen Lama, el niño Gyanchen Norbu al que entronizó oficialmente en 1995, hecho inexplicable y fascinante que revela la dimensión espiritual de un régimen totalitario el cual se da el lujo de escoger a reencarnaciones de famosos lamas a pesar de contar con una ideología materialista y dialéctica que niega la existencia del alma y por supuesto del renacimiento. Por todo el Tibet abundan las fotografías, postres y propaganda del que hoy los tibetanos llaman el “Panchen Zuma” o Panchen falso. Como ejemplo, en una riesgosa declaración Geshe Tsultrim Gyamtso, un superior dentro del clero del monasterio de Tashi Lhunpo, la sede oficial del Lama, afirma: “Nunca hemos aceptado al candidato chino, estamos concientes, como la totalidad del pueblo tibetano, que se trata de un impostor ilegalmente elegido por las autoridades chinas en contradicción a la política religiosa y la tradición histórica de nuestro país.” Un tibetano étnico, propietario de una pequeña tienda en la ciudad de Shigatse, comentaba: “En el pasado, cuando aún vivía el 10º Panchen Lama, la gente común llenaba el monasterio de Tashi Lhunpo para recibir de él enseñanzas y bendiciones. Ahora, cuando el candidato chino a 11º Panchen Lama visita el monasterio, a la gente se le tiene que ordenar hacer acto de presencia y participar en las diversas ceremonias, so pena de encarcelamiento o la recepción de graves sanciones políticas y económicas.”

El gobierno local chino de la ciudad tibetana de shigatse, se está preparando para recibir al niño Ganchen Norbu en el recientemente renovado “palacio de verano” del antiguo líder espiritual de Tashi Lhunpo, ubicado apropiadamente, en las afueras de la ciudad, cerca de las barracas del ejército de liberación popular. La residencia con una historia de más de 160 años, es un ejemplo de la arquitectura tradicional tibetana, decorada con techos planos, paredes levemente inclinadas y fuertes colores amarillos, verdes y rojos. Las obras de remodelación “deben de terminarse a más tardar a finales del mes de agosto” afirmó uno de los trabajadores, su piel tostada por el recio sol de la alta meseta tibetana. Según Panba Tsering, miembro del Congreso Popular de Shigatse, el Panchen Lama chino, estará de visita nuevamente alrededor del 1º de septiembre, fecha que marca la 40ª conmemoración de la fundación del Tibet como región autónoma de la República Popular China. Indudablemente la visita, representa el escalamiento de la presión china para forzar al pueblo tibetano a aceptar la imposición de su candidato como el auténtico Panchen Lama.

En el mes de noviembre del año pasado, las autoridades chinas concertaron un encuentro forzado de clérigos budistas de alto rango, en la provincia noroeste del tibet para instarles a expresar su apoyo por el controvertido candidato. En febrero, el propio presidente Hu Jintao se reunió con el adolescente con el objetivo de refrendarle su apoyo y “admiración”.

Las apuestas se elevan y muchos observadores hoy ven en la controversia entorno a la identidad del 11º Panchen Lama un posible ensayo de los eventos a venir, una vez que falte el XIV Dalai Lama, líder temporal y espiritual del pueblo tibetano, quien recientemente cumpliera 70 años de vida en medio de grandes celebraciones internacionales.

Con el objetivo de evitar cualquier controversia y confusión el actual Dalai lama ha declarado: “Quiero asegurarle a mi pueblo que he tomado la determinación de no experimentar renacimiento, bajo ninguna circunstancia, en territorio alguno controlado por la República Popular China.”


 
 
2005-2016   ©opyleft   -   www.absolum.org   -   absolum.org[en]gmail.comSOBRE ESTA WEB